Crear o comprometer futuro

Escribo esto con el respeto y admiración que he tenido desde que tengo uso de razón por la profesión médica. Sed magis amica veritas … pero soy más admirador y más respetuoso de la verdad y de la eficacia, porque las decisiones ineficaces, dañan al bien común.  

Si sembramos un arbolito hoy, estamos creando futuro. Un día, en Costa Rica unos visionarios pensaron así y nos pusieron en la lista de países verdes. Si nos esmeramos en la formación de un maestro, estamos influyendo en cuatro décadas de buena formación para los habitantes del futuro. La creación del Hospital de Niños, aseguró salud y bienestar para pacientes y familiares por los últimos sesenta años.

El buen uso de los recursos produce frutos por muchos años. El mal uso de los recursos, deja su huella también por muchos años. Algunos de los malos usos de recursos los comprometen por una sola vez. Si en el 90 hubiéramos construido una pirámide en homenaje a la selección de fútbol, el mal gasto hubiera afectado el presupuesto nacional por una sola vez.

La contratación de personal público innecesario, por ejemplo, compromete el presupuesto nacional o institucional, por los siglos de los siglos, o más bien, por los meses de los meses, mientras se tenga que pagar ese gasto, incrementado con algunas adiciones que no suelen estar a la vista, como derechos laborales que van más allá de la remuneración mensual.

Si hacemos gasto público innecesario o construimos obras de mala calidad, como los recursos son escasos, estaremos dejando de hacer lo necesario. A eso se le denomina costo de oportunidad. Y el costo de oportunidad está vivo. Se adentra en el futuro. Lo productivo que dejamos de hacer, no solo causa un perjuicio este año, sino por todos los años que lo productivo pudo haber estado produciendo.

Me pongo en los zapatos de quienes tienen que tomar la decisión de modificar las remuneraciones de los médicos en la CCSS. Se dice que el costo anual de un 10% de aumento de remuneración afecta las finanzas de la institución en diez mil millones de colones anuales. Imagino que se estarán haciendo reflexiones como las siguientes:

Lo que la institución debería dejar de hacer por dedicar esos diez mil millones de colones anuales a aumento de remuneración, podrían dedicarse a crear nuevas plazas, a adquirir nueva tecnología, a crear más hospitales, a programas de prevención, a desarrollo de talentos, a alianzas sinérgicas, a investigación, a rediseñar la prestación de servicios para optimizarlos según vayan haciéndose disponibles las aplicaciones de inteligencia artificial, entre otras cosas.

Ignoro si los médicos están mal o bien pagados. Pero reparo en que la idea del aumento de remuneración surge del arreglo a la última huelga. Al respecto conviene discurrir de esta manera. ¿Cuál es la remuneración que se toma como referencia? Todos querríamos tener un ingreso mayor que el que tenemos. Así que la referencia subjetiva es muy endeble. Hay dos gruesas referencias objetivas. La primera es la de una comparación horizontal. Si todos los profesionales, digamos de una misma duración de carrera,  ganan entre 10 y 20, quien recibe 5, está mal pagado.

Existen tres mundos de remuneración diferentes, el de la medicina institucional, el de los hospitales privados y el del ejercicio privado de la profesión, representado por  un médico que trabaja solo o unos pocos médicos que operan pequeñas clínicas. Si se toma como referencia el ingreso de los médicos que tienen una práctica privada exitosa, se comete un error. Una mejor referencia es lo que se denomina el valor modal, esto es, el ingreso que ocurre con más frecuencia entre quienes ejercen la medicina fuera de la seguridad social.

¿Qué objetivo tiene el aumento en la remuneración? Si el problema es de sobrecarga de trabajo, tal vez una mejor solución es contratar más médicos para reducirla, en beneficio de médicos y pacientes.

Si la lectura que se está haciendo es se nos están yendo especialistas, habría que hacerse la pregunta sobre si la población total de especialistas es inadecuada según estándares para la demanda de sus servicios. De todas maneras, si el problema es inopia de algunas especialidades ¿Por qué aumentar la remuneración a todos los médicos?

Supogamos que la junta directiva de la CCSS piensa que con la crisis de especialistas que enfrenta, la solución correcta sea hacer un aumento de remuneración a todos estos especialistas. Error. Se puede pensar en un aumento de remuneración especial con la finalidad de retenerlos, pero debe iniciarse a la vez un programa de generación de especialistas. El aumento de remuneración no aumenta a corto plazo el número de especialistas. Es importante también indagar cuántos profesionales estarán dispuestos a hacer el esfuerzo de convertirse en especialistas con las remuneraciones actuales. Si se lograra determinar que la crisis actual es más bien causada por la falta de generación de especialistas, tal vez tenga sentido hacer un aumento en la remuneración ¿Cuán especial ha de ser el aumento de remuneración?  Suficiente pero temporal. Un aumento para mientras dure la inopia.  Y no se tranquilicen con el argumento de que la legislación laboral no lo permite. Ha de existir algún camino legítimo ¿Por qué seguir pagando un aumento de remuneración cuando la inopia desaparezca?

Hace tiempo que se sabe que la remuneración no es un motivador, sino un factor higiénico, algo como una condición necesaria pero no suficiente. Si no se paga lo adecuado, hay desmotivación. Pero si se paga lo adecuado o más de ello, no crece la motivación (Frederick Herzberg)

Otra pregunta crítica es si conviene hacer un aumento de X % a todos los profesionales. A quienes tienen una remuneración, digamos, de nueve millones, lo mismo que a quienes la tienen de tres millones.

Los servicios médicos hospitalarios son susceptibles de análisis utilizando la cadena de valor de Porter. Un médico tratante hace poco sin el apoyo de asistentes, enfermeras, laboratorios, servicios de hotelería (los hospitales, en parte son hoteles singulares). ¿Por qué se concentra la atención en los médicos? ¿Será porque el sindicato respectivo estuvo en el lugar adecuado en el momento oportuno?

Como en todo proceso de decisión, es necesario mostrar y criticar los supuestos, inferencias y presunciones que han llevado a la decisión. No olviden hacer esto, señores de la junta de la CCSS.  Hay que proteger la seguridad social conduciéndola con eficacia, lo cual implica hacerse muchas preguntas y pensar de manera innovadora. Que cuando se llegue a la decisión, se haya recorrido un camino totalmente confiable, con abundancia de pensamiento crítico y abundancia de consideración creativa de otras formas de resolver el problema. 

Otros artículos relacionados


Publicado

en

,

por