Arrebatar conocimiento

Recuerdo alguna vez haber dicho a mis estudiantes que el conocimiento se arrebata.

Aprender demanda una actitud proactiva. La escuela industrializada, como la llamaría Ken Robinson, tiene unos rasgos de disciplina, uniformidad, gravedad, que tal vez son necesarios para ese modelo, pero no condiciones necesarias del aprendizaje. Alegría, espontaneidad, jovialidad, vivacidad no obstaculizan el aprendizaje, y posiblemente lo fomentan. 

Recuerdo cuando ante una asignación, íbamos a la biblioteca del colegio -en la escuela no había biblioteca- para que aquel gurú nos dijera dónde podríamos encontrar algo útil.  Luego vino el tiempo de la Internet, y de las primeras versiones digitales de libros y enciclopedias y el bibliotecario fue quedando atrás.

El libro digital es maravilloso. Se lo puede subrayar. Se puede reunir todos los subrayados en algo como un resumen personal. Utilizamos el buscador para regresar a un concepto o a los múltiples sitios en los cuales se trata ese concepto. Un libro impreso es como un edificio. Lo podemos visitar pero siguiendo un cierto orden. Un libro digital es como un holograma de un edificio el cual podemos revisitar en el orden que queramos. Ambos, el libro impreso y el libro digital están hechos según conocimientos, gustos y sesgos del autor. 

Pero faltaban sorpresas por llegar. Ahora la inteligencia artificial (IA) permite que el aprendiente escriba un libro a su medida y que además vaya cambiando según vamos avanzando en nuestro aprendizaje. Es decir, que sean los conocimientos, gustos y sesgos del lector, los que determinen el contenido del libro. Lo actual seguirá disponible. Lo nuevo será una oportunidad para quienes tengan mejores destrezas de aprendizaje. ¿Cómo es eso, se preguntarán? Pues veámoslo.

La IA está ahí disponible para que hurguemos en sus inconmensurables masas de información, para responder a nuestras inquietudes. Solo debemos formularle preguntas. Nuestra forma de preguntarle se denomina prompt. Un prompt es una incitación, una pista, un señalamiento. Suponga que quiere comprar en el mercado central una cajeta de higos. Podría preguntar en la puerta del mercado, ¿dónde venden dulces? Pero desde luego existen formas más precisas que acortarían la búsqueda, porque la respuesta a esa pregunta conduciría a muchos tipos de dulces. Por eso existe la nueva disciplina llamada ingeniería de pistas o de incitaciones (Prompt engineering) la cual tiene como propósito que aprendamos a hacer preguntas que conduzcan a la IA a darnos menos respuestas más enfocadas.

En todo esto me metió Álvaro, mi colega en los diálogos semanales que circulamos por ahí, diciendo que las formas de aprender han cambiado de manera radical ante la irrupción de la inteligencia asistida. Eso me movilizó. Hace mucho tiempo que sé que aprendemos mejor lo que más nos interesa, que todos aprendemos pero que nadie enseña a nadie, que quien quiere ser útil al aprendizaje de otros, debe ser recurso disponible, pero no intermediario con licencia; que escuchar una lección o leer unas páginas sin haberse hecho antes preguntas al respecto es tentar la ineficiencia; que aprender es relacionar y que muchas formas de evaluación lo que intentan verificar es si recordamos y no si hemos establecido relaciones.

Así me voy inclinando a decir cómo veo eso de las nuevas formas de aprender y barrunto estas guías para quienes fomentan el aprendizaje de otros:

  • Organicen y aprovechen la riqueza de las comunidades de aprendizaje. La familia, la empresa, la iglesia, el partido político, la organización comunal, el grupo escolar, si se convierten en comunidades de aprendizaje producen una ganancia para todos.
  • Quienes quieran que otros aprendan, comiencen por despertarles intereses, la mayor de cuyas versiones es la admiración. Conduzcan a sus pupilos hacia la admiración.
  • Conviertan los signos de admiración en signos de interrogación. Fomenten las preguntas. Que no haya admiración sin preguntas. Destruyan el nexo vigente entre la pregunta y el riesgo de mostrar ignorancia y de esta forma fallar. Muestren que la pregunta es una contribución a la comunidad de aprendizaje. Promuevan que las preguntas sean actos creativos y no trivialidades con signos de interrogación.
  • Impulsen el establecimiento de relaciones entre conceptos o entre unidades de pensamiento.
  • Muestren cómo se aplica el pensamiento creativo a enriquecer esa red de relaciones. Así estarán mostrando como elaborar y hacer crecer el conocimiento adquirido.
  • No le llenemos los estantes al aprendiente, entreguémosle herramientas para que vaya elaborando con lo poco o mucho que vaya teniendo en sus estantes.
  • Señalen que todo verdadero aprendizaje produce un cambio ¿Para qué me sirve saber que es importante lavarme los dientes si no adquiero el hábito de lavármelos?
  • Busquen senderos orgánicos de aprendizaje los cuales pasan por los conceptos umbral, esos que nos llevan a otros, o que son necesarios para poder adquirir otros. Si no sabemos lo que es una rueda, no podremos entender lo que es una bicicleta.
  • Adaptemos lo que sabemos de metacognición (conocimiento sobre cómo aprendemos) para todos los niveles de aprendiente. Para el niño de preescolar y para el candidato doctoral.
  • Lo que queremos del aprendiente no es que se gane un premio en un concurso. Lo que queremos es que sea feliz. Eso inevitablemente lleva a la reflexión sobre felicidad, ética y acción. ¿Qué tal esto para comenzar? Felicidad implica ser plenamente. Tener no es ser. Existen los incentivos trascendentes, los que tienen que ver con los otros, con lo Otro. Por ahí anda lo del bien común. Y creo que a eso se refiere el imperativo categórico (obra de manera que esa forma de obrar se pudiera aceptar como norma universal). Somos seres de acción. Es imposible no accionar, es imposible no producir unos efectos, es imposible accionar sin consecuencias, y como estamos dotados de algo de razón y de algo de libertad, tenemos que aprender a elegir, porque la realidad está diseñada de manera que toda acción, implica una elección. 

Educadores, padres, jefes, líderes. Me parece que está llegando la hora.  

Otros artículos relacionados

https://www.mckinsey.com/featured-insights/mckinsey-explainers/what-is-prompt-engineering

Publicado

en

,

por

Etiquetas: