Video conversación: Límites de la dignidad

Este es el resumen del video a continuación:

La ineficacia de la gobernanza pública nos ha conducido a niveles patológicos de apatía, desdén y conformismo respecto a la conducción de los asuntos que son de todos. El patrón ético, legal y filosófico de toda persona en la función pública es el de ejecutar de manera eficaz. No hacerlo es incumplir a un robusto mandato con que el soberano los ha empoderado. La situación actual de la red vial, en particular el estado de los puentes en carreteras, es alarmante. En un país sísmico es, además, jugar a la ruleta rusa con la infraestructura pública. Sin embargo, a nadie parece incomodarle. La dignidad es el principio básico de la relación entre el estado y la nación. Cuando el estado viola ese valor, la nación debería alzar la voz, cuando no los brazos, exigiendo que se le cumpla lo que es debido. No hacerlo es fallarle al estado y fallarle a la nación misma. Pareciera como si cada persona tuviera una tolerancia al trato indigno apenas por debajo del disparador de la indignación. Solos, no logramos mucho. Juntos, somos invencibles. Si sumáramos la indignación individual a la de otras personas quizás lograríamos que el estado fuera más parecido a lo que aspiramos tener como nación desarrollada y a lo que merecemos como patria noble que hemos sido.


Publicado

en

por

Etiquetas: