Mentalidad de crecimiento

Si con frecuencia mejoráramos en algo, cada año seríamos mejores. Más comprensivos, más sensibles a la belleza, más inclinados al bien, más hábiles para aprender, mejores amigos. Y también más productivos. Dicen que Keylor Navas atribuye su éxito deportivo a que todos los días, se levanta con el propósito de mejorar en algo. De mucho le ha servido.

Siempre, no solo en año nuevo, tenemos unos propósitos. Afinemos la actitud para cumplirlos. No podemos cambiar las circunstancias. En el futuro próximo posiblemente tendremos la misma salud, el mismo ingreso, la misma educación, la misma red de amigos que hemos tenido en el pasado reciente. Propongo por tanto revisar la actitud, esto es el ánimo con el cual nos acercamos a las acciones que hemos de realizar.

Carol Dweck acuñó un concepto aplicado a los estudiantes. Lo llamó mentalidad de crecimiento, para distinguirlo de la mentalidad fija. Veamos: si un estudiante es de mentalidad fija, piensa que su aprendizaje se debe a algo como su inteligencia. Y piensa que su inteligencia es fija. Nació con un determinado cociente y ahí se quedará.  Cuando un estudiante como éste obtiene un diez, se regodea pensando en lo listo que es y tiene una alta probabilidad de dormirse en los laureles. Si otro estudiante con mentalidad fija obtiene un cuatro, se mira a sí mismo y se dice, no tengo remedio. Así nací.

La doctora Dweck sostiene que nuestro rendimiento académico, refleja nuestra capacidad de aprender y que esa capacidad de aprender se puede desarrollar. Si el estudiante que obtuvo un cuatro revisa su forma de tomar apuntes, su forma de estudiar, de repasar, entonces su capacidad de aprender mejora y nada impide que, con esfuerzos continuados, llegue a ser de diez.

Eso mismo ocurre con todas nuestras capacidades. Somos siempre una persona en crecimiento. En todas las dimensiones de nuestro ser, porque no somos seres unidimensionales. Así que es posible crecer en nuestra capacidad de comprender a los demás, de disfrutar la belleza, de hacer bien a otros, de ser buenos amigos, buenos vecinos, buenos ciudadanos, de depurar nuestra relación con lo Absoluto, con lo Trascendente … y hasta de ser más productivos. Creer que esas capacidades son mejorables, es tener una mentalidad de crecimiento.

¿Y cómo se logra tener una mentalidad de crecimiento multidimensional?

Primero, hay que reconocer que no somos ladrillos. Que somos organismos vivos, capaces de crecer, de mejorar, de aprender. Mañana podremos ser mejores. De este trabajo, de esta gripe, de esta crujida, de este crisol, podremos salir mejorados. 

Luego hay que observar nuestras acciones y sus resultados. Y preguntarnos si mediante algún cambio, hubiéramos podido obtener mejores resultados.  Si hubiéramos escuchado más y hablado menos, tal vez seríamos de mejor ayuda a nuestros amigos. Si hubiéramos estado menos pendientes del celular, podríamos haber sido más productivos. Tal vez pasamos sin contemplar la belleza que está ahí exhibida todos los días. Tal vez tuvimos plegadas las antenas sobre lo que podría hacer bien a otros. Tal vez dejamos de alentar esas llamitas espirituales que se encienden a veces. ¿Con qué tiempo hacer eso? Hay que hacer intercambios forzosos (tradeoffs). Sugiero que le saquemos tiempo a lo que tenga menor impacto en el sentido de nuestra vida. Sospechoso No. 1: el tiempo en la Internet, viendo lo que nos ponen a ver y que no despierta nuestro interés, sino nuestra curiosidad.  

Jerarquicemos las áreas que queremos mejorar. Pienso que no sería interesante mejorar nuestra capacidad de jugar bolinchas. Elijamos las dos o tres áreas de mayor impacto en el sentido de nuestra vida o en nuestra felicidad. Introduzcamos los cambios que nos parece que hay que introducir. Y dediquemos un rato semanal o diario, a monitorear cómo nos va yendo con nuestro crecimiento personal. Ese es el pastoreo mínimo que le debemos a nuestro proyecto personal.

Eso no nos transformará de la noche a la mañana. Pero tampoco Keylor llegó a ser uno de los mejores porteros del mundo de la noche a la mañana. 

Otros artículos relacionados


Publicado

en

,

por