Expresión o perfección

Publicado el 27 junio, 2022
Categoría: Artículos, Desarrollo

Vi un lindo anuncio de Yo-Yo Ma, el famoso chelista, para anunciar su participación en un Programa denominado Masterclass, donde 150 + personas famosas ofrecen charlas formativas a todas las cuales se puede asistir mediante el pago mensual de quince dólares.

En la presentación de lo que será su participación cuenta que un día estaba dando un concierto y que tuvo la audacia de pensar que podía tocar el concierto perfecto. Creo que todos hemos tenido esa experiencia de saber cuándo lo estamos haciendo verdaderamente bien.

Todo en la interpretación marchaba a la perfección, pero él se sintió muy aburrido. Y entonces tomó la importante decisión de dedicar su vida a la expresión humana, en vez de dedicarla a la perfección humana. Así lo dice textualmente.

Pienso que como seres humanos es extremadamente importante que nos expresemos. Cada uno de nosotros es un ser único. ¿Por qué vamos a aspirar a ser como otro? ¿Por qué vamos a ocultar, disfrazar o traducir nuestro original mensaje? ¿Qué haríamos entonces con lo singular de cada uno? ¿Lo dejaremos sin expresar? ¿No sería eso fallarle a la realidad, fallarme a mí, fallarle a aquellos para quienes somos significativos?

Vivimos en un tiempo irrepetible, ante unas circunstancias inéditas para cada uno. Así como nadie se baña dos veces en el mismo río al decir de Heráclito, nadie se enfrenta dos veces al mismo conjunto de circunstancias, ni al mismo conjunto que hubiera enfrentado o haya de enfrentar otra persona.

La educación, excepto la buena educación, nos prepara para ser como alguien, como un modelo. La buena educación, debería prepararnos para ser la mejor versión de nosotros mismos. De poco nos va a valer ser como ese ser humano ideal cuando enfrentemos nuestras particulares circunstancias con nuestros particulares rasgos.

Creo que el mercado, esa entidad maravillosa para saber qué producir y cómo producirlo, nos ha deslumbrado a tal grado, que le hemos permitido meter su nariz en los programas educativos, y muchos de ellos ahora nos dicen cómo debemos ser. Claro. Desde su perspectiva miope, nos dicen cómo debemos ser para tener lo que el mercado llamaría éxito en unas circunstancias dadas. Pero no nos dice nada de cómo hemos de ser para ser eficaces y felices en nuestra particular circunstancia. Una buena educación apegada a esa orientación nos convertirá en seres perfectos para la producción y el consumo, pero no nos convertirá en los seres que hubiéramos podido llegar a ser si nuestro propósito hubiera sido el expresarnos plenamente.

A lo que debemos aspirar es a expresar nuestra individualidad, a dejar la impronta no de una huella de zapato estándar sino la huella de nuestro pie singular. Expresarse es sacar lo que está en nuestro interior a fin de modificar el entorno. Es lo que hacemos cuando damos una opinión, manifestamos nuestro gusto o nuestro disgusto, cuando cantamos esas notas que bullen en nuestro corazón, cuando explotamos de alegría o de dolor. Cada uno tiene un canto en su garganta, mejor o peor, entonado o no. Expresarse es cantar ese canto … no cantar como Julio Iglesias o como Serrat. Haber elegido esto que estamos haciendo y continuar haciéndolo, es nuestra forma de expresarnos, de dejar nuestra huella en el mundo. De no estar en la banca, sino de ser titulares en este nuestro partido.

Es diferente hacer lo prescrito que expresar un talento singular. Esto ocurre a artistas, artesanos y técnicos. El guitarrista, interpreta con pasión porque siente que en esas melodías se está expresando, está mostrando lo que siente, lo que le gusta, lo que lleva dentro de sí. Lo mismo ocurre al artesano: en ese mueble que está elaborando, hay una parte de sí. Hay una fuerza de su interior que cobra cuerpo en la materia con la cual trabaja. Por eso trabaja con ilusión y en algunos proyectos, trabaja con pasión.

Y vuelvo a Yo-Yo Ma, aburrido en su concierto perfecto. ¿No será que el aburrimiento, el tedio de algunas vidas, la sensación de falta de propósito significativo se debe a que nos hemos quedado debiendo la expresión que podríamos hacer de nuestro verdadero ser?

 

Otros artículos relacionados

 

https://alvarocedeno.com/2010/10/25/volver-a-expresarnos/

https://alvarocedeno.com/2015/06/29/especializacion-o-expresion/

https://alvarocedeno.com/2000/02/28/expresarse/

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *