Aceptación del encargo

Publicado el 28 marzo, 2022
Categoría: Artículos, Política
Etiquetas: , , , ,

Soñé que era domingo 3 de abril. Estaba viendo en la televisión los resultados de las elecciones. Muy temprano, estaba claro quién había ganado. Y me interesaba seguir sintonizado para escuchar el discurso que acostumbra a hacer esa noche el Presidente Electo. Lo iba a escuchar, con respeto y algo de solemnidad porque estos hitos de la vida institucional siempre me han conmovido. Los preámbulos no están claros en el sueño, pero sí el discurso. Dijo así: 

“Hemos ganado las elecciones. Sé que con su voto no me están reconociendo talentos excepcionales. Simplemente, tenían que escoger y escogieron. Así que más que orgulloso, me siento abrumado por su decisión. Estoy conmovido por la esperanza que ustedes han puesto en mí. Pero no he ganado aún la posibilidad de conducir al país desde la Presidencia. Eso todavía tengo que ganármelo. Soy realista. Más de la mitad de los ciudadanos en este momento no están contentos con que yo haya sido favorecido en las urnas. Algunos tal vez esperan que yo fracase en mi labor para que sus partidos vuelvan a tener otra oportunidad dentro de cuatro años, como si todos no nos perjudicáramos cuando el Poder Ejecutivo no toma las medidas adecuadas para resolver los problemas y aprovechar todas las oportunidades que tiene el país. Vengan. Hagamos causa común. No será posible que todos me acepten, pero los necesito a todos empujando la carreta.

Una de mis mayores contribuciones, será entusiasmar a los habitantes. No prometo que todo va a ser un camino de rosas. Habrá que hacer cosas difíciles. Habrá ganadores y habrá perdedores. Pero me propongo que ni los perdedores ni los ganadores sean los de siempre. En lo que mis capacidades alcancen, me propongo disminuir la desigualdad. Tengo amigos. Agradezco a los amigos que me ayudaron en esta campaña. Pero no gobernaré para su beneficio.

Reconozco que tengo cuentas éticas que pagarle al pueblo de Costa Rica. Reconozco mis defectos y mis errores. Solemnemente pido perdón. Haber sido elegido a pesar de ellos, me llena de humildad y de responsabilidad. Intentaré corresponder al apoyo recibido, velando porque el gobierno que encabezaré mantenga una firme aspiración hacia la excelencia y hacia el impacto positivo de sus resultados. Y en cuanto a mí, me comprometo a aprovechar esta distinción que se me ha hecho para mantener un continuado esfuerzo de mejoramiento personal. De este esfuerzo forma parte el estar alerta sobre las tentaciones del poder que perjudican la institucionalidad y la democracia, como el creer que se tiene más poder del que se tiene, la arrogancia de no escuchar o de creer que siempre se tiene la razón o el querer rehuir las inevitables dificultades o amarguras que un alto cargo conlleva.

Un esfuerzo preferente que hará el nuevo equipo de gobierno será restaurar la fe en la democracia. Reconozco que la causa principal del deterioro de esa fe es la corrupción a la cual no la miraré como una falta sino como un atentado contra la democracia. En los primeros días de la administración expondré los mecanismos mediante los cuales aseguraremos el control de la corrupción. Me esmeraré por mejorar el nivel de eficacia de la administración pública, por promover la valoración de la democracia, por escuchar y no gobernar de espaldas al bien común, por respaldar mis acciones en la información adecuada, pugnar por convertir esa información en conocimiento y mantener la aspiración de que el conocimiento no se quede ahí, sino que se corone como sabiduría. Quiero restaurar la confianza en el estado y sus instituciones. Ni el estado ni sus instituciones nacieron ayer. Ellos son una creación eficaz de la humanidad y de generaciones de costarricenses, pero con frecuencia, quienes los conducimos, perdemos el camino y nos olvidamos de que la institucionalidad se debilita si los habitantes dejan de apoyarlos. Yo necesito su apoyo para nuestra institucionalidad y me desvelaré por obtenerlo.  

Pido la ayuda de la Asamblea Legislativa, a todas las fracciones, para que como parte del control político nos hagan llegar ideas que se sumen a las que tenemos, para proscribir la corrupción y para aumentar la eficacia de la Administración Pública. Ese es un camino para revitalizar el entusiasmo por las instituciones democráticas, venido a menos según lo muestra el alto abstencionismo. Control no es solo mirar por encima del hombro de quien está haciendo para poner el grito al cielo cuando se desvía. Control es crear las condiciones para que ocurra lo deseable. Y lo deseable para mí y para el gobierno que encabezaré, es el beneficio para la mayoría y que los costos sean los menores y afecten a los menos.

Este nombramiento me obliga a gobernar sin arrogancia, a dedicar toda mi atención a ampliar mi conocimiento de la realidad política e institucional del país y a renunciar a la demagogia a la cual pude haber recurrido en el fragor de la campaña electoral. Vengo a ofrendar mi trabajo, mi imagen, el capital político que pueda tener, para hacer un gobierno que no calcule ni regatee lo que es necesario hacer para mejorar el bien común.

Costa Rica es un país ejemplar en el mundo, porque tiene una serie de condiciones para serlo.  Unámonos en torno a ellas, robustezcamos las existentes y desarrollemos otras. Encaminémonos hacia consolidar nuestra esencia y ofrecerla al mundo. Desde nuestras particulares circunstancias como nación, tenemos la oportunidad de liderar ideas y buenas prácticas que beneficiarían a la humanidad. Para tener éxito como portavoces de este país, mis colaboradores y yo tenemos la obligación de ser ejemplares, a pesar de nuestras falencias.

Sé que después de una campaña política agria como ha sido esta, solo la hidalguía y la esperanza del pueblo de Costa Rica, podrán restaurar a corto plazo la ilusión y el entusiasmo que son indispensables para progresar en un mundo convulso y lleno de sombras. En este empeño les pido que me consideren como un ciudadano más a su servicio.

Así me reconozco. Como un servidor público y no como un monarca ni como un iluminado”.

Así terminó mi sueño. Y así podría comenzar otro.

Otros artículos relacionados

Un comentario
  1. Hola ALVARO:

    Muy bueno tu sueño.
    Me llamó mucho la atención de lo que sería IDEAL.

    Me parece que en la COMUNICACIÓN que hará la persona elegida el 3 de abril próximo, hay que incluir que es una COMUNICACIÓN con una fuerte EMOCIÓN y con limitantes como el LENGUAJE que deberá usar o el lenguaje que está acostumbrado a usar en un momento de mucha EMOCIÓN ante un GRUPO de PERSONAS poco homogéneo.

    A tu muy buen discurso y tu muy buena INTENCIÓN, Te agrego los siguientes comentarios que sin duda conoces.
    Este discurso es una ocasión de un DISCURSO ante un pequeño muy emocionado que está presente en el lugar donde habla físicamente y ante un pueblo variado, que está detrás de las CÁMARAS DE TELEVISIÓN y que usa diversos LENGUAJES.

    1- EL DISCURSO CON EMOCIÓN

    Es de todos conocido que en la política, o en la empresa, “hay quien vende ascensores sin pasión, y hay quien los vende con pasión” como dice el profesor de COMUNICACIÓN MANUEL CAMPO VIDAL.

    Y desde luego, el orador que comunica mejor, El orador que genera más confianza y el orador que produce las emociones más apropiadas para ese momento, es el que permite que las Ideas, los Conocimientos y las Experiencias que comunica queden en la memoria de LAS PERSONAS QUE LE ESCUCHAN.+

    2- EL DISCURSO BIEN HECHO

    También es sabido por todos, que si contamos bien las historias, si hacemos buenos DISCURSOS, nos dediquemos a lo que nos dediquemos, nos va a ir mucho mejor.
    Vamos a tener MEJORES RESULTADOS, vamos a vender más, vamos a generar más confianza.
    Así que le tenemos que dar importancia a la comunicación y le tenemos que dar importancia a la palabra. Muchas veces se habla, pero no se sabe exactamente qué se dice.

    3- LA COMUNICACIÓN ES LA GRAN ASIGNATURA PENDIENTE QUE TENEMOS EN NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO

    Yo creo que la comunicación es la gran asignatura pendiente que tenemos. Ni siquiera en las escuelas de Periodismo, en muchos países, según lo ha comprobado el profesor de PERIODISMO y COMUNICACIÓN, MANUEL CAMPO VIDAL , se enseña a comunicar bien a los estudiantes de Periodismo. Puede parecer sorprendente, pero es exactamente así. Y lo mismo en las facultades de Derecho y lo mismo en cualquier otra cosa.

    Fijémonos en la medicina, ¿no es importante la comunicación en la medicina? Es fundamental.
    Es fundamental escuchar para comprender bien la historia clínica, es fundamental para que comprendan bien el diagnóstico y el tratamiento, por parte del médico y es fundamental para convencer al paciente sobre cómo tiene que modificar sus hábitos, su conducta, porque de ese modo va a ser posible salir del problema de salud en que se encuentra.

    En todos los ámbitos es absolutamente fundamental comunicar bien y es una paradoja que sea la asignatura que menos se enseña.

    4- EL MIEDO ESCÉNICO Y LA TENSIÓN ESCÉNICA

    Es normal que tengamos una tensión cuando hablamos en público. El miedo nos paraliza. Un político, después de una campaña, no siente miedo porque ha hablado en público muchísimas veces. El político siente tensión.

    Como la tensión existe siempre, el político tiene que convivir con ella.
    ¿Cómo la puede disminuir?

    Es conocido por todos que Comunicar bien cansa porque estamos buscando la palabra exacta, la frase que creemos que la mayoría de nuestro auditorio o la mayoría de nuestros oyentes pueden comprender.

    5- ALGUNAS NORMAS QUE NOS AYUDAN A COMUNICAR EN PÚBLICO
    Para comunicar bien lo que los oyentes pueden comprender hay un PROTOCOLO o unas NORMAS que todos conocemos, que es conveniente seguir, para obtener mejores resultados en la comunicación.

    A continuación podemos repasar algunas de estas normas de COMUNICACIÓN EFICIENTE Y EFICAZ, que saco del MÓDULO DE CÓMO COMUNICAMOS MEJOR nuestra VISIÓN DEL FUTURO y cómo la comunicación nos ayuda a realizarla, del programa de entrenamiento de INDIBI – Instituto de Diseño del Bienestar -:

    A- La primera norma es conocer el ESPACIO donde va a hablar y conocer LOS GRUPOS de personas a quienes se dirige para usar un LENGUAJE que usa cada uno de los grupos.

    Recordemos que en un grupo de oyentes de el día 3 de Abril en la noche, habrá unas 200 personas que están físicamente delante del orador, gritando, agitando banderas y talvez unos 3 millones de personas en Costa Rica, detrás de las cámaras, viéndolo por televisión.

    En este grupo de personas, hay pocas personas que conocen el significado de unas 10.000 ( Diez mil ) palabras mientras que la gran mayoría conoce apenas unas 1000 ( Mil ) palabras, que son las de uso común.

    Esto implica que podrá usar un LENGUAJE con palabras complejas de uso especializado y luego, si quiere comunicarse con la gran cantidad de personas que le están escuchando por televisión, radio o luego por medios impresos o por redes sociales, tendrá que traducir estas palabras complejas a un lenguaje de uso común para comunicarse con la mayoría de la población que no usa esas palabras complejas.

    B- La segunda norma obvia es LLEVAR PREPARADO lo que vamos a decir, si no somos unos insensatos.

    Esos que dicen, voy ahí a ver qué me sale, le puede salri cualquier barbaridad o nada, o alguna tontería y es bastante peor la tontería que no le salga nada.

    Esperemos que el político tenga el chance de concentrarse en lo que tiene que comunicar allí. Esperemos que dé su teléfono celular a otra persona para que se pueda ir a una habitación para preparar su mensaje y de esa concentración salga lo mejor de él, lo mejor que sabe hacer.

    Como dijo WINSTON CHURCHILL : ( Ex Primer ministro del Reino Unido ):

    “He preparado meticulosamente esta improvisación,
    porque quiero que suene con naturalidad pero la tengo perfectamente preparada y he medido mis palabras. No voy allí a ver qué me sale porque puedo decir, una palabra de más que pueda ser, realmente, un inconveniente”

    C- La tercera norma es tener claro que hablar en público, hablar a un grupo de personas, es un privilegio.

    Que el político esté hablando a un gran grupo de personas y que este grupo de personas le esté escuchando con atención, es un privilegio que debe agradecer y debe estar consciente de que hará todo lo posible por no defraudar a los oyentes.
    Por lo tanto, siempre que una persona tenga la oportunidad de comunicar algo, que lo prepare bien y lo aproveche.

    D- La cuarta norma es entrar al discurso con enorme humildad.

    Que prepare un discurso donde no se crea “la mamá de Tarzán” donde no se crea el alumno más brillante de la Universidad sino que busque unir a los grupos en disputa.

    Que prepare un discurso planificado donde indique cuáles serán los argumentos más eficaces para poder convencer a las personas que le están oyendo, para que avancen en la DIRECCIÓN que le está proponiendo.

    Está probado que la arrogancia distancia y la humildad acerca, no la falsa humildad sino la sencillez y la cercanía con el público.

    Así que si el político está mirando al público y ve que una parte del público no entiende lo que estás diciendo, que evite pensar que ellos no lo saben y el orador es maravilloso, sino que piense que a lo mejor no lo está explicando bien o que no está usando el LENGUAJE apropiado para ese grupo que no le está entendiendo.

    E- La quinta norma es que lleve un resumen del discurso o un esquema en su bolsillo, por si se le olvida algo.

    Porque si se queda en blanco saca el papelito y mira más o menos por dónde va y que con esto no se muere nadie. Así aprovecha para hacer una pausa.

    Esta es una medida de seguridad de lo que va a comunicar, porque puede sentirse mal físicamente, porque puede, en ese día, estar distraído, porque le pueden dar una mala noticia antes de empezar y eso le hace empezar a pensar en otra cosa, etc.

    F- La sexta norma es controlar los tiempos.

    Controlar el tiempo de la exposición o del discurso es para procurar decir cosas importantes y ser breve.

    Hay personas que para dar una idea necesitan diez minutos, porque no encuentran la palabra adecuada, porque no encuentra la frase. Por esto es importante traer preparado el discurso. También es importante saber empezar y saber terminar con la frase apropiada.

    G- La sétima norma es hay que tener en cuenta las emociones que desea comunicar.

    El hecho de que alguien ponga pasión, ponga emociones de las 5 familias de emociones que conocemos,
    — emociones de Alegría o Tristeza,
    — emociones de Amor, paz o armonía o de Odio, Furia o Ira,
    — emociones de Sorpresas Positivas o Sorpresas negativas,
    — emociones de Confianza o Miedo al Futuro o
    — emociones de Seguridad personal o emociones de Vergüenza,
    ponga estas emociones en lo que nos está contando, sea la materia que sea, sea un político, sea un profesor, sea un conferenciante, o un un compañero que encontremos, o un amigo, estas EMOCIONES tienen un efecto positivo o negativo, contagioso y eso es, realmente, algo que le ayuda a comunicar.

    H- La octava es que el político esté consciente que está comunicándose con el grupo más grande de oyentes, por Televisión y luego también por la radio y los periódicos, donde hay una extraordinaria capacidad de utilización para fines educativos de la población.

    Hasta aquí con estas breves normas para el político electo el 3 de Abril próximo.

    Muchas gracias ALVARO por comunicar el buen sueño del discurso que le preparaste al político ganador.
    Espero que toda esta contribución sea para producir BIENESTAR y que sea útil al grupo de personas que la lean o la compartan.

    Antonio Vítola
    vitolaantonio@yahoo.vom Cel 8371 8242

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.