Maestros y apagón educativo

Publicado el 22 noviembre, 2021
Categoría: Artículos, Educación
Etiquetas: , , , , ,

¿Cuál es el aporte esencial de un docente? Entusiasmar al estudiante con el aprendizaje y ayudarlo a desarrollar su capacidad de aprender.

Olvidé ya mucho de La Ilíada, pero no olvidaré jamás la narración de don Abdulio Cordero, sobre la ira de Aquiles por la muerte de su amigo Patroclo. Tampoco olvidaré el entusiasmo de don Bernardo Alfaro cuando anotaba QED al final del proceso de un teorema geométrico (Quod erat demonstrandum: lo que se quería demostrar)

El trabajo, el suyo y el mío, puede ser visto con la mirada puesta en el suelo, como un intercambio de energía por salario. O se puede ver como una misión con la cual me gano la vida. Pero entendiendo que ganarse la vida no es solamente ganarse el jornal. Es ir construyendo una capacidad de contribución y paralelamente, ir sedimentando la autoestima de estarlo logrando. La peor falsificación del siglo pasado fue la afirmación de que el trabajo, todo trabajo, es una mercancía. Algunos trabajos, en algunas circunstancias son mirados como mercancías, pero generalizar esa afirmación ha causado mucha infelicidad y pérdida de productividad.

El trabajo, todo trabajo, es una oportunidad de auto realizarse. Y el trabajo del docente es, además, una oportunidad de contribuir a la auto realización de otros.

Maestros, revisen sus paradigmas. Libérense de aquellos que convierten su trabajo en una chamba. Pónganle alas y vívanlo como una misión.

Autoridades públicas, desburocraticen el trabajo de los maestros. Los maestros podrían necesitar más libertad para florecer. Sacúdanse del paradigma de producción industrial que limita la creatividad, la innovación y la contribución artística, humana, espiritual de los maestros.

En este apagón educativo que hemos sufrido, ustedes maestros, y ustedes autoridades públicas, tienen la oportunidad de replantear la forma como han abordado el complejo fenómeno del aprendizaje. Haciendo lo mismo que han venido haciendo, ya sabemos el resultado que se obtiene.  Sin un salto de rana, no vamos a lograr remediar el tremendo impacto que ha sufrido esta generación de niños y adolescentes. Sin él, ya tenemos escrita la explicación de cuál será el origen de las inequidades socio económicas que cosecharemos a finales de esta década y en la primera mitad de la siguiente. 

Siempre los docentes han sido protagonistas. Ahora tienen una oportunidad de serlo con mayor intensidad y con mayor impacto. El apagón educativo hay que superarlo y desde luego que los maestros tienen una contribución muy grande para hacer. Pero no la lograrán haciendo más de lo mismo. Es necesario que encuentren una forma de sacudir los paradigmas que obstaculizan un mejoramiento sustancial y rápido del apagón.

Nuestras vidas transcurren de manera más o menos monótona. No quiero decir aburridas sino dentro de una misma tonalidad. Pero de tiempo en tiempo sobrevienen circunstancias marcadas, las cuales ofrecen la oportunidad de subrayar tramos de la nuestra. Estos momentos son así para los maestros. Pueden elegir dejarlos pasar o pueden elegir producir la melodía que tantos antecesores suyos han dejado, como huella en la vida del país.

Maestros: en su día, les deseo muchos retos y buen ánimo para enfrentarlos. Y mucho fruto en sus actividades que llene de gozo sus años dorados, los cuales, sin duda llegarán.

Otros artículos relacionados

Y este pequeño libro

https://www.mep.go.cr/sites/default/files/libro-motivacion-maestros.pdf
Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *