Dimensiones del liderazgo 

Publicado el 22 marzo, 2021
Categoría: Artículos, Liderazgo
Etiquetas: , ,

Sobre el liderazgo, existen una serie de imágenes, paradigmas, prejuicios, caricaturas, las cuales conviene criticar para llegar a percibir lo que es su esencia.

No solo se lideran empresas. Hay liderazgo tanto en desarrollar un programa para una empresa como en descubrir cuáles retos mejoran a una persona.  Se encuentra tanto en un consejo, como en un reto, como en el señalamiento de una meta. Está tanto en conocer un proceso y ayudar al otro a ejecutarlo, como en ayudar a un grupo o a una persona ante un futuro que es totalmente incierto donde no hay un camino establecido. Pensar en el liderazgo como algo inherente a un determinado elemento de una estructura jerárquica es una limitación.

Liderazgo no es solo lo que hace el ejecutivo de empresa. Es una forma de relacionarnos con los demás. Clayton Christensen cuando se plantea cómo medir lo que es una vida exitosa, dice que consiste en la buena influencia que tengamos sobre las personas con quienes nos relacionamos. Supongo que habla de cómo ser líder en múltiples circunstancias, eventos, situaciones.

 Hay liderazgo ex ante y liderazgo durante.  Hay un liderazgo primigenio o liderazgo big bang: es lo que se hace antes de que comiencen las acciones. Se detectan candidatos con la idea de que sean sinérgicos en el grupo. Se seleccionan personas que tengan destrezas para lo que hay que hacer y que disfruten haciéndolo. Se les entrena. Se las adapta al equipo. Esas personas, por ellas mismas, crearán sinergia. Es el liderazgo de crear las condiciones para que irremediablemente el equipo sea exitoso. Vea la película Moneyball o lea en la Wikipedia cómo Billy Beane cambió el beisbol.

 Liderar es influir   No es mandar. Se puede liderar dando órdenes. O dando buen ejemplo. O haciendo preguntas como Sócrates. Sócrates era un líder que lideraba con preguntas. Un buen coach o un buen maestro no dan órdenes ni prescripciones. Educan, en el sentido etimológico de la palabra, el cual es sacar lo que está dentro del pupilo.

 Hay liderazgos horizontales, como la buena influencia entre pares.  Hay liderazgos de abajo hacia arriba: un seguidor puede ayudar a quien lo conduce a descubrir cosas y a mejorar.

 Son instrumentos para influir:

 La visión incitadora. Liderar es desarrollar, es ayudar a recorrer caminos nuevos, es conducir al otro a la exploración de nuevas ideas.     

El liderazgo no es una tarea, es una disposición. Es el afán de desarrollar a otros a fin de que aprendan a ver la realidad de manera más completa y a accionar en esa realidad de manera más eficaz.

Los seguidores valoran en su líder el buen juicio, la sindéresis. Facultades que van más allá de la racionalidad. La racionalidad gana seguidores cuando estamos hablando de geometría, pero es el buen juicio, la prudencia, los que producen resultados cuando tratamos con realidades más complejas.

La integridad personal, que es entre otras cosas presencia de ánimo, apego a la verdad, compromiso con la equidad. Sobre esa integridad, no se predica ni se hacen discursos. La integridad opera a través del ejemplo.

El buen líder no es un valentón de película mexicana. Lo que sus seguidores valoran es su fortaleza ante el futuro, la cual brota de su optimismo, de su esperanza, y muchas veces de la experiencia de haber pasado por donde asustan.

No basta con la visión. El buen líder debe aportar el señalamiento del camino. Marcus Buckingham sostiene que lo que más valoran los seguidores es que el líder los ayude a manejar la incertidumbre.

El liderazgo es un proceso. No es un acto ni varios actos aislados, de ahí que unas cosas salen bien y otras no. El buen líder sabe qué hacer con lo que no salió bien. Por eso debe tener una actitud de crecimiento, la cual consiste en operar con la convicción de que las personas pueden mejorar, crecer, desarrollarse.

Ser el curador, el mayordomo de un proceso, no es ejercer el liderazgo. El caddy de un golfista es muy útil pero no es un líder. El entrenador de un deportista sí que lo es. Así como un buen coach personal.

 

Otros artículos relacionados

https://alvarocedeno.com/2000/02/07/liderazgo/

https://alvarocedeno.com/2000/02/28/expresarse/

https://alvarocedeno.com/2003/05/12/predicar-con-el-ejemplo/

https://alvarocedeno.com/2010/03/22/epifania-del-liderazgo/

 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.