Conversación: extinguidores y arcas

Pensamos que las leyes son para casos normales y que esa normalidad es permanente. Eventos anormales como una pandemia dejan en evidencia que las leyes, como fueron concebidas, podrían no ser suficientes. Incluso algunas lucen obsoletas, como las leyes laborales que impiden formas flexibles de contratación de mano de obra. La cuarta revolución industrial nos expande la visión de lo que puede ser posible con la difusión exponencial de las tecnologías emergentes.


Publicado

en

por

Etiquetas: