Ayuda memoria. Pandemia y política.

Publicado el 31 agosto, 2020
Categoría: Artículos, Política

La Academia de Centroamérica desarrolló un webinar el 28 de agosto de 2020 con Kevin Casas Zamora, Risa Grais-Targow y Jorge Vargas Cullell como panelistas y José Luis Arce como moderador. El tema es La economía de Costa Rica más allá de la pandemia: Una visión política”

Elaboré esta ayuda memoria para mi uso personal. Ordené por subtemas las valiosas contribuciones de los panelistas. Para no complicar la lectura no señalo de quien procede cada contribución, con lo cual posiblemente cometa una injusticia. Para mitigarla he de decir que en mucho tiempo no había escuchado exposiciones tan concretas, tan bien fundamentadas e intencionadas como estas. Invito a que se escuche el video del Webinar que la Academia ha publicado en Facebook. https://www.facebook.com/Academiacacr/videos/3300001616752767/

La crisis

  • La crisis en su dimensión e intensidad no tiene comparación con otras que hayamos enfrentado.
  • La crisis desnuda fracturas socio-económicas ya existentes.
  • El impacto apenas comienza. Vendrán otras consecuencias en cascada.
  • Actores nacionales significativos podrían no haber internalizado la magnitud de la situación. Se percibe más bien, una actitud de negación.
  • ¿Responderá el sistema político? ¿Nos enfrentaremos a una crisis política? ¿Tendremos una crisis en el orden público? Eso podría poner en peligro nuestro futuro como nación.

¿Cómo estamos?

  • El país tiene fortaleza institucional. Pero la consecuencia negativa de ese rasgo aparece en la forma de exceso de controles y abundantes posibilidades de plantear recursos ante la legislación que a determinadas personas u organizaciones les resultan inconvenientes.
  • En el requisito de dos tercios de votos en el Congreso para que el país se endeude. Eso que es una sana regla de control, puede convertirse en dificultad para resolver problemas como los actuales.
  • Se consume mucho tiempo en los procesos de toma de decisiones.
  • Tenemos un estado obsoleto. La OECD demuestra que nuestro estado es ineficiente y el mercado también. Eso ha conducido a que el país sea injusto, lleno de privilegios y canonjías.
  • El Congreso está fragmentado. Existen 9 fracciones, y algunas están fraccionadas a su interior. La fracción del partido de gobierno es muy pequeña.
  • Incapacidad del poder ejecutivo para ejecutar reglas, como ha ocurrido con la reforma fiscal del 2019.
  • El mandato que el presidente recibió fue singular. Una buena parte del apoyo fue un voto para detener al otro candidato de la segunda ronda.
  • Algunos eventos han disminuido el capital político del Presidente
  • El gabinete es inestable.
  • Se avecina un nuevo ciclo electoral
  • Las relaciones con el congreso que fueron buenas ahora han cambiado.
  • Los hechos permitirían esperar más perturbación social de la existente. Así como la situación política, según los hechos, debería ser peor de lo que es. Esto le da validez a la pregunta de por qué no estamos peor de como estamos.
  • Hay una crisis de representación ¿Con quiénes se ha de dialogar?
  • Los partidos políticos no satisfacen la demanda social de representación. Por eso sindicatos y asociaciones la asumen.
  • Hay sindicatos que no se pueden tocar. Pero también grupos empresariales. Hay poderes fácticos en ambos lados de los asuntos que se deben discutir. Existe un corporativismo cuyos participantes no están dispuestos a ceder privilegios.
  • De esta crisis, podría salir algo constructivo. Y debemos buscarlo, porque la alternativa es la violencia o el autoritarismo.
  • Hay una situación de desconfianza mutua generalizada.
  • No tenemos un foro permanente de negociación de acuerdos, como los consejos económicos y sociales. Una debilidad de estos órganos cuando son solo consultivos hace que su función se devalúa.

Opciones

  • Si no se resuelve el problema sanitario el impacto económico se agrava y se prolonga. Por eso la prioridad es controlar la emergencia sanitaria. En economías abiertas como Costa Rica, las cuales dependen estrechamente de la situación internacional, la apertura interna de las medidas sanitarias no conduce a la recuperación económica.
  • Hay que robustecer el apoyo a los más perjudicados con la crisis económica, porque sin esto no hay paz social y la paz social es esencial.
  • Tenemos que pensar en cosas audaces, no en cosas cosméticas, por ejemplo:
  • Necesitamos que el estado proteja a los más perjudicados, no a los enchufados.
  • Vender instituciones estatales
  • Reforma fiscal muy progresiva
  • Medidas sobre el gasto en salarios públicos
  • Reglas que acaben con la crónica tendencia al desequilibrio fiscal
  • Renegociación de la deuda pública. No hay forma de hacer inversión social pública si hay que dedicar 50% de los egresos fiscales a atender la deuda pública.

Aspiraciones

  • Hay que construir consensos amplios
  • Debemos renegociar el contrato social. En los 80 el contrato social se renegoció bajo presión externa. Ojalá ahora podamos escoger lo que hay que redefinir.

Actitudes necesarias

  • Es necesario que el sistema político se tome esto en serio. Se ven actores políticos haciendo cálculos de corto plazo mientras el rancho arde.
  • Hay que construir mayorías en torno a las soluciones
  • Deponer intereses individuales y enfocarnos en el bien del país
  • Debemos concentrarnos en salvar el pastel y no pelearnos por las migajas. De lo que se trata es de distribuir el costo de esta situación.
  • Hay que aprender a ceder. Aprender a perder. Todos deben venir al diálogo dispuestos a perder. No se trata de distribuir ganancias sino de distribuir las cargas que esta crisis nos impone.
  • La confianza se puede construir. Cuanto más se la usa, más crece.
  • Es necesario dar señales de que elegimos no incendiar el barco. Se necesita que quienes mantienen una actitud de censura y crítica den señales de que están dispuestos a dar una tregua. Golpear al gobierno, nos puede dejar sin gobierno. Hay límites que es mejor no tentar.
  • Todas las partes deben dar señales de que hay buena voluntad.
  • Abandonemos la lógica de estos son los buenos y aquellos son los malos.
  • Todas las partes deben reconocer la legitimidad de la participación de sus interlocutores.
  • Ha de tenerse una disposición a escuchar lo que no se quiere escuchar.

Actitudes tóxicas

  • Crispación, polarización, conducentes a posiciones auto-destructivas.

¿Cuál es el camino?

  • Hay que establecer procesos de diálogo
  • Pero ¿Cómo montar un diálogo en circunstancias de crisis de representación?
  • Hay que definir la palabra diálogo. No es solo un proceso de escucha. Tampoco es un proceso en que los participantes puedan esperar a que todo lo que digan sea aceptado.
  • El diálogo necesario es un intercambio para producir soluciones conjuntas a problemas específicos. No ha de intentarse señalar visiones sobre el país futuro sino resolver problemas estratégicos. No se trata de construir una Arcadia.
  • El diálogo debe ser estructurado, formalizado. No puede ser abierto ni anómico. Debe tener claras reglas de juego.
  • El gobierno debe trazar líneas rojas que no se pueden sobrepasar. Debe señalar lo que no es negociable. Y dentro del territorio que no sobrepase esas líneas rojas, se pueden abrir espacios de escucha, de acompañamiento.
  • En la preparación del diálogo hay que explicitar las garantías que pide cada eventual participante para evitar “ser agarrado de chancho”.
  • Primero hay que señalar cuidadosamente los temas. Después hay que escoger el vehículo.
  • No es realista someter a diálogo por ejemplo si se negocia o no con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
  • El diálogo debe ser preparado mediante un serio proceso de due diligence para señalar a los eventuales participantes, formular la agenda, impedir que las partes excluyan temas, establecer reglas de juego.
  • Parte de la función de due diligence es tener claro qué es lo que la Asamblea Legislativa estaría dispuesta a aprobar.
  • Esta función de due diligence no debe ser encargada a una institución sino a dos o tres personas individuales
  • La agenda no puede ser interminable. Cuatro o cinco problemas gruesos. Por ejemplo, ¿Cómo brindar una educación pública de mejor calidad con menos recursos?
  • En este diálogo, políticos y economistas tienen que estar en la misma página, en cuanto a deseabilidad de las medidas y su costo individual o social, porque en la situación que enfrentamos economía y política están estrechamente relacionadas.
  • Una tarea importante del due diligence es precisar cómo se va a manejar el post-acuerdo. Por ejemplo, cómo se manejarían las eventuales diferencias de interpretación sobre lo acordado.
  • El grupo que trabaje en el due diligence tiene la tarea de sondear las posibilidades de diálogo. Luego, el manejo, la ejecución de las actividades de diálogo y acuerdos propiamente dichas, deben ser hechas por otro órgano.

 

¿Quién debe conducir este proceso?

  • No hay nadie que pueda sustituir al Presidente de la República en echar a andar estos procesos. El debería apostar su legado a esta función. Que este gobierno herede al próximo una crisis manejable con una hoja de ruta para afrontarla.

 

¿Cuán factibles son las soluciones?

  • El gobierno debe conducir la formulación y ejecución de soluciones y no se le ve hacerlo con vigor. Sus esfuerzos son tímidos. Se ve perplejidad tanto en el gobierno como en la oposición. No se ve suficiente velocidad de reacción. Está todo el país como a la espera de que el FMI le diga lo que tiene que hacer.
  • El acuerdo con el FMI será difícil. Será difícil aprobar por ejemplo una reducción del gasto público o la eventual venta de activos.
  • Hace tres meses había reservas de buena voluntad hacia el gobierno. Hoy han desaparecido.
  • En 1980 había más recursos políticos para armar una solución. ¿Con quién habría que negociar hoy un acuerdo social? ¿Quiénes son los interlocutores políticos válidos?
  • No se ve el mismo sentido de urgencia que hubo en 2018 para aprobar la reforma fiscal.

 

 

 

 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *