Neuronas y adaptación al cambio

Publicado el 20 julio, 2020
Categoría: Artículos, Cambio
Etiquetas: ,

En la Universidad de Vanderbilt un conjunto de científicos acaba de identificar la ubicación y naturaleza de las neuronas que ayudan a los primates a adaptarse al cambio, según informa Marissa Shapiro el 15 de julio en un noticiero de esa universidad. (Ver vínculo al pie) De esa nota se derivan varios de los conceptos aquí reseñados.

En el cerebro humano hay 86 mil millones de neuronas, pero de estas solo una ínfima proporción son responsables de nuestra flexibilidad cognitiva, la cual es nuestra capacidad de adaptarnos a nuevos ambientes y conceptos. Este tipo de investigaciones sobre cuáles segmentos cerebrales realizan cuáles funciones consisten en poner a los sujetos, por ejemplo, en este caso, ante situaciones que implican un cambio y medir la actividad de esos segmentos mediante resonancia magnética funcional. El descubrimiento ofrece una oportunidad de aumentar la comprensión y el tratamiento de enfermedades mentales originadas en la flexibilidad cognitiva, o sea nuestra capacidad para adaptar nuestra conducta y pensamiento a situaciones novedosas, cambiantes o inesperadas. Las perturbaciones de esa flexibilidad hacen que las personas tengan dificultad para ajustarse a cambios en su ambiente, para liberarse de tradiciones, sesgos o temores. La persona sana permanentemente compara dos tipos de comportamiento, aquellos que le acarrean satisfacciones con respecto a los que podrían producirle nuevas y mejores satisfacciones.

Los seres humanos tenemos una ventaja evolutiva sobre otras especies en nuestra habilidad para adaptarnos a cambios en el medio. Pero cuando las neuronas responsables de eso no funcionan adecuadamente, las personas tienen dificultades para trasladar su atención de unos intereses o estímulos a otros. Imaginemos que a alguien le ofrecen una nueva posición laboral. Su cerebro hace la comparación entre lo que tendría que dejar o perder, y lo que estaría ganando si acepta el cambio. Pero si las neuronas objeto de este descubrimiento no funcionan bien, ella tendrá dificultades para resolver si el costo beneficio de aceptar el cambio le resulta favorable.

Sobre la importancia de estos resultados, la Dra. Lisa Monteggia de la misma universidad, afirma que “la habilidad de utilizar tecnología para controlar una simple neurona con herramientas moleculares o genéticas solo puede operar cuando los científicos saben dónde buscarlas”.

Los investigadores posiblemente se complacen de los logros, porque su aspiración es la de brindar alivio a patologías como la descrita, pero debemos tener claro que si se logra intervenir, por ejemplo sobre la resistencia al cambio, un fenómeno conocido tanto en personas individuales como en miembros de grupos, surgirían problemas éticos muy importantes, porque no necesariamente ese rasgo es negativo. A veces nos parece que la resistencia al cambio detiene el progreso, pero es también la fuente de la energía para conservar lo funcional, lo bueno, lo adecuado de la situación presente. No puede afirmarse ni que el cambio siempre sea positivo ni mucho menos que lo sea el cambio permanente. La estabilidad también es valiosa.  El otro grave inconveniente de intervenciones que logren modificar rasgos personales es que se reduciría la diversidad que se sustenta en el hecho de que todos somos diferentes y como cualquiera con experiencia en grupos de trabajo lo habrá comprobado, en muchos casos de esa diversidad se obtienen resultados mejores que de la uniformidad.

https://www.google.com/search?q=marissa+shapiro+vanderbilt+neuroscientist+identify+the+brain+cells+that+help+humans+adapt+to+change&rlz=1C5CHFA_enCR781CR781&oq=mari&aqs=chrome.0.69i59j69i57j35i39j46l4j69i61.1419j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

 

Otros artículos relacionados

https://alvarocedeno.com/2017/06/05/para-que-la-neurociencia/

https://alvarocedeno.com/1998/04/13/resistencia-al-cambio/

https://alvarocedeno.com/2000/05/01/el-costo-de-cambiar-internet/

 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *