Reformas inductivas

Publicado el 6 enero, 2020
Categoría: Cambio
Etiquetas: , , ,

Eduardo Ulibarri en su columna Radar, en La Nación del 8 de noviembre pasado, señala que el fortalecimiento institucional del país con motivo de su ingreso a la OCDE es un proceso de reforma inductivo. Entiendo que eso se explica diciendo, que debido al ingreso y permanencia en ese selecto grupo de naciones, el país se verá inducido a hacer una serie de reformas beneficiosas.

Me interesa el término porque el concepto es muy rico. Podemos intentar hacer cambios a pulso. O podemos intentar hacerlos constreñidos, obligados, apoyados o inducidos por diversas circunstancias. Esto puede operar así en países, empresas, otras entidades de acción y personas.

En cuanto al cambio personal, durante mucho tiempo se apeló a la voluntad. Hoy se nos dice que el ejercicio de la voluntad en determinados empeños consume una gran cantidad de energía y que conviene ayudar a la voluntad mediante otros procedimientos.

Pensemos en que queremos hacer más ejercicio, o mejorar la ingesta, o leer unas horas más, o cultivar un pasatiempo. Todos estos cambios tendrán que competir con lo que ya hacemos, lo cual generalmente está cristalizado en hábitos. Tenemos que ayudar al nuevo propósito, inducir su puesta en práctica. Comenta un autor, que si planeamos hacer ejercicio al levantarnos, es más probable que lo hagamos si al acostarnos dejamos listos todos los implementos relacionados con el ejercicio. Si tenemos que empezar por buscar dónde quedaron los tenis, es más probable que algunas veces no hagamos el ejercicio. Decía, exagerando el énfasis, que es más probable cumplir con nuestros propósitos si en vez de en pijama, dormimos con ropa deportiva.

Esto del cambio inductivo vendría a ser como un modelo mental, un esquema de pensamiento. Al ponerle nombre, al reparar en él, le vamos a encontrar más aplicaciones. Veamos algunas.

Si una empresa se pone de acuerdo con otras, sobre mejoras, por ejemplo en calidad, responsabilidad social, mejores prácticas, es más probable que logre ejecutar esas mejoras que si lo intenta aisladamente. Es más probable mejorar la calidad si tenemos a nuestros clientes como testigos. La transparencia que algunas empresas u oficinas públicas ponen en práctica es un cambio inductivo: habrá más cuidado en cumplir lo prometido y sobre lo cual hay expectativas, que en cumplir lo que nos proponemos privadamente. Cuando las empresas se hacen proveedoras de clientes que tienen altos estándares de calidad refuerzan sus propósitos de mejoramiento, lo mismo que cuando se realiza un proceso de acreditación, la entidad acreditada acepta unos estándares y tiene más razones para cumplirlos. Las empresas podrían reforzar sus buenos propósitos haciendo clubes o círculos de empresas que quisieran cumplir, por ejemplo, con estándares elevados de responsabilidad social, o seguir metodologías robustas de innovación. Las políticas de las empresas, y la explicitación de los valores que las mueven (cuando no son listas inventadas para llenar papeles)  también inducen mejoras en las acciones.

Los pactos entre amigos, por ejemplo, para dejar de fumar, tienen el refuerzo de la promesa hecha, de lo que los amigos esperan, de los premios que acordamos. Es más probable que alguien se dé permiso de incumplir un propósito si no tiene testigos, que si sí los tiene. Y leemos más cuando formamos parte de un grupo de lectura que cuando vamos leyendo a nuestro aire.

En los condominios, los habitantes se ven obligados a cumplir unas determinadas normas. En un vecindario común y corriente, también podrían hacerse compromisos de cuido y embellecimiento de los espacios comunes, trátese del parque o de las aceras y calles. En los colegios podrían establecerse clubes de diversos temas, a los cuales pertenecerían estudiantes de diversos niveles que tuvieran mayor gusto por ellos. Y no pensemos solo en asignaturas sino también de temas extracurriculares: cine, asuntos nacionales, salud, deporte. Esa pertenencia les daría incentivos para cultivar esos intereses.

También crea movimientos de cambio una promesa pública, o una hoja de ruta, especialmente cuando está bien especificada. Todo el año entrante vamos a estar pendientes del inicio de las obras sobre las cuales informó el MOPT en los últimos meses. Quedamos muy interesados en la conducción de los asuntos fiscales, después de todas las alertas, sensibilidad y entusiasmo que logró despertar doña Rocío Aguilar.

Como nada hay nuevo bajo el sol, podríamos preguntarnos si la razón por la cual los mayores dicen a sus jóvenes, que hay que escoger bien a los amigos, será una alusión implícita a los procesos de reforma inductivos. Lo mismo que en su versión negativa, la prevención que tienen sobre el peligro de que quien con lobos anda, a aullar aprende.

 

Alvarocedeno.com

 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *