Qué es el bien común

Publicado en La Nación el 5 abril, 2019
Categoría: Contribución
Etiquetas: , , , , ,

Cuando preguntamos a alguien si sabe lo que es el bien común, podría respondernos que no. O podría respondernos que sí y darnos una definición de diccionario. ¿Diríamos entonces que sabe lo que es? Diríamos que puede recordar una definición, pero ¿Podrá utilizar ese conocimiento para contribuir al bien común? Porque lo que la humanidad necesita no son personas que repitan verbalmente, sino personas que contribuyan.

Un nivel superior de conocimiento quedaría demostrado si esa persona es capaz de explicar eso que ha definido. Es lo que los viejos maestros nos ponían a hacer: No repita como lora. Dígalo pero en sus propias palabras. Mientras no podamos hacerlo, la definición será un cuerpo extraño en nuestro aparato de conocer y no podremos decir que la entendemos.

Aplicar es un tercer nivel de conocimiento. Si alguien es capaz de hacer contacto con una serie de situaciones y señalar en cuáles casos no se aplicó o sí se aplicó el concepto, estará dando muestras de haber ido más allá de simplemente poder explicarlo.

Un nivel superior es el de analizar. Poder señalar qué caracteriza al bien común. En qué se diferencia de solidaridad, filantropía, compasión, empatía. De qué manera se relaciona por ejemplo con la responsabilidad; responder si solo el estado debe procurarlo o si los ciudadanos lo pueden procurar privadamente.

Evaluar un concepto es mucho más que lo que llevamos recorrido. No basta con analizar. Es importante que seamos capaces de juzgar por qué conviene. Si habrá situaciones extremas en las que podríamos olvidarnos del bien común. Juzgar la conveniencia de practicarlo. Discutir si convendría hacer obligatorio contribuir o si es preferible dejar a las personas en libertad de hacerlo o no.

Solo cuando somos capaces de crear, de diseñar planes, simples o complejos, para contribuir al bien común, habremos agotado el camino, porque lo importante para la convivencia humana, no es que muchos sepan definir el concepto sino que muchos encuentren formas de hacer cosas que beneficien directa o indirectamente a otros.

Esta escalera de grados de conocimiento, provista por Bloom hace muchos años, podría servirnos para evaluar lo que sabemos y hasta dónde lo sabemos, especialmente en lo que pudiera resultar crítico para nuestra vida intelectual, nuestro trabajo, nuestra vida familiar y nuestra convivencia social. Con seguridad encontraremos que no sabemos tanto como creemos.

3 Comentarios
  1. Hola Don ALVARO

    Quiero aportar este comentario, con el fin de aumentar aún más el valor y la importancia de su artículo.

    La escala de BLOOM en AMÉRICA LATINA

    En el año 2014, AMÉRICA LATINA, con 612 millones de habitantes, logró registrar 852 patentes nuevas en la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (WIPO), en cambio COREA DEL SUR, con apenas 49 millones de habitantes, logró registrar más de 82.000 patentes de cosas o sistemas nuevos!!!

    Debido a la poca capacidad demostrada para crear nuevas cosas o nuevos sistemas, AMÉRICA LATINA necesita personas que contribuyan a CREAR, no personas que repiten verbalmente.

    EL ROL DEL SISTEMA EDUCATIVO EN LA CAPACIDAD DE CREAR

    Para desarrollar la capacidad de crear nuevas cosas es importante que el sistema educativo forme personas capaces de INNOVAR.
    Esta necesidad es cada día más urgente en el siglo 21 donde los CAMBIOS son cada vez más rápidos.

    LA ESCALA de los objetivos de un sistema educativo llamada la escala de BLOOM de publicada en 1956, nace con la idea de que los EDUCADORES supieran que debían querer que sus alumnos aprendieran.

    Estos objetivos educacionales, en el SISTEMA EDUCATIVO TRADICIONAL del siglo pasado, iban de lo más simple, hasta lo más complejo.

    El primer paso era que el docente transmite el conocimiento a los alumnos durante la clase y el alumno lo recibe de manera pasiva.

    Primero se pretendía que el alumno que el aprendiz supiera repetir de memoria los conocimientos, que conociera hechos, términos, conceptos básicos.

    En la siguiente etapa se pretendía que el alumno comprendiera la información, que supiera explicar, asociar, interpretar y clasificar los conceptos.

    EL NUEVO MÉTODO DE LA CLASE INVERTIDA en INDIBI

    Este es el método que usamos en INDIBI – Instituto de Diseño del Bienestar – donde damos un paquete o un conjunto de conocimientos y habilidades para aumentar la capacidad CREATIVA de las personas dirigentes o de las personas interesadas en diseñar su futuro.

    Este método se basa en el modelo educativo de LA CLASE INVERTIDA.

    El paquete o el conjunto de los conocimientos que damos, están dirigidos precisamente a mejorar las etapas de APLICAR, ANALIZAR, EVALUAR y CREAR nuevas cosas, con el fin de que CONTRIBUYAN a mejorar el BIENESTAR en América Latina.

    El Paquete de los 10 grandes que damos consiste en
    1- Diseño de Visiones del Futuro
    2- Diseño Sistémico
    3- Diseño del Bienestar
    4- Diseño de la Motivación
    5- Diseño de Empresas y Organizaciones
    eficaces y eficientes
    6- Diseño de la Enseñanza
    7- Diseño del Aprendizaje
    8- Diseño de la Comunicación
    9- Diseño de la Salud
    10- Diseño de una Cultura de Innovación

    Todo lo anterior, pretende mejorar el enfoque al futuro de las personas, pero en especial modo, mejorar el enfoque al futuro de las personas dirigentes, que son las responsables de que este futuro sea mejor.

    UN SALUDO CORDIÁL

    ANTONIO VÍTOLA

  2. Respuesta en dos partes.
    El profesor Barragán del INCAE, nos señalaba:
    “El que sabe hace, el que no, da lecciones, y, el que no, prepara profesores”.
    El profesor Abarca de la UCR, innovaba el método de casos, al revés, empezando por la solución.
    Luego completo la respuesta.

  3. Recordar- explicar- aplicar- analizar-evaluar- crear, son partes de un mismo elemento, independientes no son, ni significan nada.
    Estan a su vez, diferenciadas e integradas.
    El bien común, es, en esos términos una externalidad, tanto a los individuos como a la organizaciones, y , en consecuencia, a su vez: una parte de nuestro yo interior.
    Un reflejo tanto para fuera como para adentro de las personas y de la entidades a las que pertenecen. Y, el sujeto de ese bien común somos todos.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *