Producción o plenitud

Publicado en La Nación el 25 marzo, 2019
Categoría: Artículos

A nuestra manera de vivir, se le pueden agregar dimensiones. Una taza de café es eso. Una taza de café. Con amigos afectuosos, con una conversación rica, en un sitio agradable, es una experiencia de varias dimensiones.

Cuando se ejerce una profesión o un oficio, se los puede ver con pocas o con muchas dimensiones. Alguien podría decir, yo hago mesas  o soy médico. Brett Schilke de Singularity University, propone que le preguntemos al ebanista o al médico, no en qué trabajan, sino qué posibilitan, que auspician, que promueven. Porque la actividad humana cobra nuevas dimensiones si respondemos a esas preguntas. El ebanista nos diría que él promueve el confort, posibilita el disfrute muscular y estético de un buen mueble. El médico nos diría que promueve la vida plena y saludable de sus pacientes.

Podemos hacer un trabajo como quien tiene una chamba, o podemos hacerlo como quien participa en una misión. El esfuerzo es el mismo, la remuneración también, pero el sentimiento de realización, son diferentes, lo mismo que la motivación. En un caso, se trabaja para el mercado, se intercambia tiempo y energía por dinero. En otro caso, se está conectado a niveles de mayor trascendencia.  

No es lo mismo que alguien nos diga que da clases, a que nos diga que hace posible el crecimiento personal de otros. Uno cuya actividadconsiste en pegar ladrillos, podría redefinir su trabajo como construir viviendas. Y en vez de simplemente comer y dormir en el barrio tal, sería más desafiante mirarnos como contribuyentes a la buena vida en ese barrio. Dedicar el tiempo a tocar violín es mucho menos que dedicarlo a crear experiencias musicales disfrutables por otros.

Se puede vivir la vida como una superficie. O se la puede vivir como un volumen. Un volumen es una superficie a la cual se le ha agregado una dimensión. O se la puede vivir de manera multidimensional. El ser humano es habilidad física, capacidad intelectual, fuente de afectos, potencial de espiritualidad, procesador de sueños. Pero tenemos que recordárnoslo continuamente porque de otra manera, terminamos acomodándonos en la dimensión que nos ocupa más tiempo o de la cual recibimos más señales. Ese quizá es el camino que conduce a grandes masas a verse solamente como productores y como consumidores, mientras dejan transcurrir sin admiración, riadas de fenómenos sobrecogedores.  

2 Comentarios
  1. Nuevamente, se me presenta la Teoría General de Sistemas, como una filosofía de la vida, o el buen vivir.
    El profesor Mario Carvajal, recuerdo, se disculpó con nosotros, sus alumnos, cuando nos involucró con la TGS.
    Su trato con las “dimensiones” hace ver otro mundo de varias superficies.Es el mundo real.
    O, al menos se le acerca en mejores términos.

    Sin alargar mi limitada intervención, veo una noticia de primera plana: “Gobierno firme ante instituciones que se resisten a reforma fiscal”;
    será esa mentada “reforma” un evento de una única dimensión, y no se tomó en cuenta sus interrelaciones sistemicas.
    Para vermos en dimensión, puede ayudarnos el enfoque sistémico. Y, don Mario tenía razón, no estabamos preparados para vernos de esa forma.

  2. Muy buen artículo.
    Creo que me equivoqué en tocar las estrellitas de la calificación.
    Me parece que toqué 2 estrellitas, pero quería poner 5 estrellitas.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *