A sacar la casta

Publicado en La Nación el 4 febrero, 2019
Categoría: Artículos

Escucho que las autoridades de educación, quieren que en las primeras semanas de este curso lectivo, se remienden los estragos que la huelga ha dejado en el aprendizaje de los estudiantes.  Así que, ¡Muchachos: Este año, entran quedando! Pero eso no está mal porque tiene posibles frutos ocultos.

Tienen un reto. Los retos son formativos. El atleta no se desarrolla de repetir lo que ya hace bien. Se desarrolla cuando intenta una y otra vez lo que le cuesta, lo que no está habituado a hacer; lo que le demanda nuevos músculos y nuevas fibras musculares.

Es un hecho que se puede aprender por sí mismo. Nadie les enseñó realmente a andar en bicicleta. Fueron cada uno de ustedes los que primero, tuvieron el deseo y luego la osadía de hacerlo. Y fueron ustedes los que se fueron dando cuenta de lo que convenía y no convenía hacer. Ustedes pusieron la cara cada vez que una maniobra fallida los puso en el pavimento. Así es como se aprende. En la escuela y en la vida.

Libérense de la pobre idea de primero me explican luego estudio. Cámbienlo por primero estudio y luego cuando me explican tengo preguntas, cómodas o incómodas, y así aprendo más. Esto requiere que sus profesores comuniquen qué es lo que van a estar viendo en las próximas lecciones. Y que les digan en cuáles libros y videos pueden encontrar explicaciones sobre esos contenidos. Y cuáles son los elementos más importantes de esos contenidos.

Libérense de la queja común de es que el profe no enseña bien. Dejen de depender del profe. Dejen de comer papilla. Aprendan a masticar por sí mismos. En su vida de madurez, no tendrán maestros. Tendrán encargos, tendrán desafíos. Podrán buscar a quien recostarse. Entonces siempre serán mediocres. O podrán buscar sus propias soluciones y agregarán valor en sus trabajos y en su vida.

En estas semanas tienen la oportunidad de hacer un experimento de responsabilidad. Ustedes son los jugadores en este encuentro. No sean los espectadores. Ni las víctimas. Hagan un experimento de iniciativa: busquen sus propias soluciones. ¿Saben que ese es un rasgo del espíritu emprendedor?

Estas circunstancias son una oportunidad para comenzar ya a funcionar como personas maduras.

Profes: ¿Creen ustedes en lo que queda dicho? ¿Saben cómo ayudar a sus estudiantes a aprovechar esta situación? Padres: ¿Están dispuestos a alentar a sus hijos para que estén a la altura de este reto y cosechen sus frutos?

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *