Con nuevo ímpetu

Publicado en La Nación el 14 mayo, 2018
Categoría: Política
Etiquetas: , , , , , ,

Todos los inicios están llenos de esperanza. Así un nacimiento. La germinación de un campo. La inauguración de una empresa. El inicio de un curso lectivo. Estrenar una casa. Formar una familia. La magia de lo nuevo es que podemos imaginarlo libre de lastres, gravámenes, carlancas que tanto desalientan.

Se inaugura un nuevo gobierno. En las ceremonias, en los discursos, en los juramentos, se respira un nuevo impulso, un ímpetu inédito, el cual podría ser real o podría ser imaginario. Si fuera real, haríamos bien en corresponder personal y comunitariamente a él. Si fuera imaginario y correspondiéramos personal y comunitariamente a él, contribuiríamos a darle algo de realidad. Por tanto, en un caso o en otro, está claro lo que deberíamos hacer.

Esta sensación de novedad, de expectativa, este barrunto de la mente comunitaria de que algo nuevo podría estarse asomando, constituye un brote de energía. Podemos dejarlo ahí, como existen tantos caudales en lo alto de los montes, a los cuales no hacemos pasar por la debida turbina para convertirlos en acción. O podemos hacer un ejercicio comunitario de micro-generación: cada quien colocando una turbina que haga posible que esa energía se transforme en acción.

Ha dicho el Presidente que “esta empresa de desarrollo … es de toda nuestra sociedad”. Y con ello nos invita “a trabajar para recobrar la capacidad de creer en nosotros mismos y en lo que podemos lograr”

¿Cómo convertir en acciones concretas este impulso, este ímpetu?  Hay que pasar de las palabras a los hechos. Y esto deben hacerlo todos los entes de acción de la sociedad: autoridades, políticos, maestros, estudiantes, empresarios, jefes, colaboradores. Todos tenemos una agenda de mejoramientos que un día pensamos, pero no hemos ejecutado. Ejecutémoslos. Todos conocemos de abusos que se cometen contra los bienes públicos – parques, carreteras, servicios de recolección de basuras, educación, seguridad social, bosques, atmósfera – combatámoslos, denunciémoslos y sobre todo, demos ejemplo constructivo.

Qué triste sería que esta fuera nuestra oportunidad y la dejáramos pasar.

3 Comentarios
  1. Compromiso con el trabajo, con las oportunidades, con la innovación, con aceptar el cambio . . .

  2. Lo que falta es «Integridad» es decir hacer lo correcto aunque nadie nos vea (o pensemos que nadie nos ve), pero hace falta cambiar el «chip» y eso sólo se logra con «Educación», que se inculca en hogares primero y luego en Centros Educativos, docentes, directores, jefes, gobernantes, reforzar siempre principios y valores, sobre todo con su propio ejemplo, o sea, predicar con el ejemplo.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *