La barra de transmisión

Publicado en La Nación el 15 enero, 2018
Categoría: Política
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

La apatía del ciudadano es un juicio sobre la responsabilidad de los políticos. Si fueran más sensibles, deberían renunciar a sus cargos o al menos formular fehacientes propósitos de enmienda. Y no vemos ninguno de los dos.

Un auto camina porque el movimiento del motor, se logra trasladar a las ruedas mediante una barra de transmisión. Si existiera una barra de transmisión eficaz entre la sociedad civil y los políticos, muchos serían removidos. Esa barra de transmisión eficaz no existe. La que existe es la siguiente: si a usted no le gusta ni el congreso ni el poder ejecutivo, cada cuatro años, puede sustituirlos, pero quien le dice al votante por quiénes sustituirlos, son los partidos manejados por los políticos. Y aquí, naufraga la eficacia de la barra de transmisión.

Hay ideas para mejorar esa barra. Pero su discusión, depende de los políticos. Los ciudadanos solo contemplamos con frustración, cómo asuntos de importancia como éste, no se abordan. Indagación necesaria: ¿Cómo los políticos, que ante el “cementazo” estaban dispuestos a no hacer nada, se vieron compelidos a hacer una larga investigación?  La opinión y la  presión de la sociedad civil cuentan. Apuntemos eso para cuando pensemos en cómo rediseñar la barra de transmisión.

Otro elemento de diseño surge de las siguientes preguntas: ¿Nos vamos a esperar otros cuatro años, para menearles la rama a quienes serán protagonistas a partir del próximo mes de mayo? A la velocidad de cambio actual, cuatro años hoy, son más que lo que eran hace veinte.  Démosles dieciocho meses y quedemos convocados desde ya, para manifestar con claridad nuestra opinión y nuestra resolución en caso de que no se logren en ese tiempo unos cinco objetivos gordos. Invirtamos dieciocho meses. No perdamos cuarenta y ocho. ¿Cómo tendría que ser esa resolución para que no pudiera ser ignorada sin consecuencias?

¿Es esto un sueño irrealizable? Pensemos que el Muro de Berlín, fuerte, amenazante, opresor, según cuentas que alguien hizo, cumplirá el próximo 5 de febrero más tiempo de haber caído que lo que duró erigido. Esto da esperanza y entusiasma.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *