Navidad y compasión

Publicado en La Nación el 18 diciembre, 2017
Categoría: Convivencia, Responsabilidad
Etiquetas: , , , , ,

La tradición judeo-cristiana  tiene en alta consideración al prójimo a través de la compasión. Hoy se sabe que los actos compasivos activan núcleos cerebrales que producen satisfacción, a tal punto que algunos autores señalan que se trata de una condición adaptativa que nos ha ayudado a ser una especie tan exitosa. En la tradición judía, Dios es el compasivo y es invocado como Padre de la Compasión y en el hebreo bíblico hay una conexión etimológica entre la palabra madre y las palabras perdón y misericordia.

En el evangelio, Jesús habla de la obligación de atender las carencias de los necesitados y sintetiza diciendo que cuanto quisiereis que os hagan a vosotros los hombres, hacédselo vosotros a ellos, porque esta es la Ley y los Profetas. Y el Rabino Hillel dice: Escucha bien, lo que tu odias que te hagan, no se lo hagas a las demás personas, esa es toda la Torá …

En un mundo tan interconectado, la solidaridad no consiste solamente en atender necesidades del prójimo sino en contribuir a una convivencia más propicia. El bien común podría visualizarse como esas circunstancias que hacen más probable la vida buena y feliz para el mayor número.

El costo de dar, gracias a las tecnologías actuales, se ha reducido a un clic en el teléfono. La búsqueda de necesidades y el control de los fondos donados, en muchos casos, está encomendado a grupos y entidades altamente confiables. Eso debería aumentar los aportes individuales.  Y abrirle camino a aportes de otra naturaleza, porque recordemos, que en la tradición cristiana no solo se prescriben buenas obras corporales –las que atañen al hambre, a la sed, al vestido- sino también las buenas obras espirituales: enseñar, dar buen consejo, consolar, corregir, perdonar, y sobrellevar con paciencia los defectos de otros.

En medio de todo el barullo social y comercial, conviene recordar el origen de nuestra ética, desde antes del Establo de Belén y de ahí hacia acá.  Y explorar las posibilidades que esa ética ofrece para un futuro incierto, complejo pero sin duda promisorio.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *