El tiro por la culata

Publicado en La Nación el 30 octubre, 2017
Categoría: Cambio
Etiquetas: , , ,

Lo que hemos visto del trabajo de la Comisión Legislativa, tiene dientes. Ojalá que a la hora del informe final, haya lo mismo y además visión y compromiso con el país, más que miopía partidaria. Veo diputados con dientes. Eso le hace bien al país. Nos hemos acostumbrado a lo tibio, a lo medianito, a conciliar al extremo, a valorar tanto la paz –valiosa sin duda- que casi llegamos a la pasividad.

La masticación requiere energía. No tragamos los alimentos. Los machacamos. Les cambiamos la forma. Es una versión de cómo, la agresividad es necesaria. La masticación es un ejemplo cotidiano de cómo la salud necesita que las cosas no sigan como están. La salud del organismo, requiere de esa suerte de destrucción y transformación que es la masticación.

Es necesario mostrar sin medias tintas lo que requiere ser cambiado.Tener claro también lo que hay que conservar y lo que hay que destruir. Una realidad en cambio profundo, demandanuevas formas de hacer las cosas. No hacer olas no es un buen lema. El statu quo es cómodo porque nos resulta conocido, nos proporciona una situación de equilibrio, reduce la incertidumbre. Hasta que nos damos cuenta de que esa forma de vida es totalmente disfuncional en las nuevas circunstancias.

Estamos metidos en la etapa de calladito más bonito de esta campaña política. Podríamos transcurrir a través de ella según los viejos moldes. O podríamos innovar.Uno de los viejos moldes que convendría revisar, es la creencia de que para ganar, hay que tocarle una música agradable a los electores. ¿Qué tal si ya los electores no comen cuento? ¿Qué tal si todo este desbarajuste ético ya ha agotado su tradicional actitud?¿Qué tal si más electores se sienten ofendidos en su inteligencia, por una campaña de ofertas irrealizables, de soslayo de los problemas crónicos, de invisibilización de los defectos estructurales de nuestro sistema?

No intenten volver a vendernos el refresco de moda. Hay formas éticas y formas no éticas de conducir una campaña en medio de estas circunstancias. Ahí, a la vuelta de la esquina, podría salirles el tiro por la culata.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *