La energía blanca

Publicado en La Nación el 23 octubre, 2017
Categoría: Política
Etiquetas: , , , , , , ,

Nos hemos venido cargando de indignación. La indignación tiene destinos constructivos y destinos destructivos. Es destructiva la amargura. La generalización: todos son iguales. La desesperanza: a esto se lo llevó la trampa. Es constructiva la acción inteligente. No la acción instintiva. Es preferible pensar, articular, crear conexiones e inventar acciones que tirar piedras o decir improperios. Pero no dejemos de manifestar la indignación. El peor servicio que le podemos hacer a la nación, es la indiferencia. En momentos como estos, toda indiferencia y todo silencio son culpables.

Acudamos a las manifestaciones, revisemos nuestra conducta, expiemos nuestras propias faltas de fidelidad, formulemos propósitos de mayor participación, de mayor contribución al sostenimiento de la forma como funciona el país cuando funciona bien.

Busquemos un simbolismo que manifieste nuestra disposición de contribuir, de estar atentos, de utilizar estas duras lecciones por las que estamos atravesando, para ser un poco más protagonistas y menos espectadores.

Qué tal una pegatina de papel o una cinta blanca que nos coloquemos en el pecho. Una cinta blanca que diga a quienes la miren, que estamos con la decencia; que apoyamos las investigaciones; que no queremos que esto se diluya a los tres días; que no queremos que la solución sea un maquillaje; que nos proponemos ser más exigentes con los políticos, con los formadores de opinión, con los procesos electorales; que vamos a mantener la alerta; que vamos a cultivar la disciplina de no comer cuento; que la corrupción es horrible, pero la ineficacia en la Asamblea y en el Poder Ejecutivo pueden ser tan o más perjudiciales; que la sordera y la mudez de los políticos ya nos cansaron; que el país necesita reformas y que nos choca la inacción de quienes tienen que adoptarlas. Que tenemos claro que esa inacción está secuestrando el futuro que el país merece.

Las naciones transcurren largos trechos de su camino a partir del impulso inercial de logros, sucesos, resoluciones y otros eventos estelares. La nuestra necesita un nuevo impulso, una recarga de energía. No se los neguemos.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *