Señales e insinuaciones

Publicado en La Nación el 16 octubre, 2017
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , ,

Richard Thaler es el Premio Nobel 2017 en Economía. Trabaja en el área interdisciplinaria de economía conductual, ubicada en la confluencia entre economía y psicología (behavioral economics), la cual se ocupa de la conducta real de los seres humanos, liberándose del supuesto de que los agentes económicos proceden racionalmente.

El Washington Post y la Wikipedia nos ilustran sobre su dedicación al estudio de las malas elecciones que hacen las personas, tales como ahorrar poco para el retiro, comer mucho, endeudarse intensamente y postergar lo más posible las cosas ligeramente desagradables. Y cómo preferimos la gratificación instantánea aunque un poco de espera podría rendirnos beneficios mayores.

En 2008 escribió un conocido libro denominado Nudges. Podríamos traducir el término como una señal, una insinuación, un estímulo,que sin mandar ni prohibir, altera el comportamiento de la gente. Por ejemplo, poner las frutas a nivel del ojo en el super, es una insinuación al consumidor. Prohibirle comer comida chatarra, no lo es.

Desde un punto de vista político, esos cambios de comportamiento sin coerción, se definen como paternalismo libertario: usted conserva su libertad, pero le vamos a poner unas señales para que escoja lo que más le conviene. Si cuando vamos para el restaurant viéramos en la vía posters sobre atletas en acción, seríamos más cautelosos con la ingesta.O si se nos ofreciera hacernos una deducción mensual para el pago del marchamo, nos resultaría menos difícil realizar ese pago.

Tema para una tormenta de ideas: cuántas conductas comunitarias podríamos modificar en Costa Rica, con cuáles estímulos. Por ejemplo, aprendimos, como comunidad,a ser ordenados en las paradas de buses: el chofer no abría la puerta hasta que la gente no estuviera en fila. Eso terminó con los combates cuerpo a cuerpo para abordar. Nos vendría bien una aplicación que desde la computadora nos recuerde que llevamos una hora sentados. O una señal en el teléfono que nos pregunte periódicamente si estamos haciendo el mejor uso de nuestro tiempo en ese momento. U otra que nos recuerde cuánta esperanza sentimos con el triunfo del candidato ganador cada cuatro años.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *