Arquitectura y creatividad

Publicado en La Nación el 18 septiembre, 2017
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

Dice la Wikipedia que la escuela peripatética, fue un círculo filosófico de la Grecia antigua fundado por Aristóteles. La escuela poseía un jardín por el que, según la tradición, el maestro paseaba con sus discípulos, reflexionando sobre la vida. La palabra peripatético se asocia con pasear.Posiblemente los claustros de los conventos sigan la tradición y el conocimiento olvidado, de que no es lo mismo reflexionar sentado en un sillón, que mientras se va caminando.

Muchas salas de sesiones –con esas mesas enormes y pesadasy esos sillones mullidos, de respaldo alto-más bien parecen una consagración del pasado. Se parecen más a una pirámide que a un circuito integrado. Recuerdan más al totem que al robot Curiosidad que ha explorado Marte.

Hemos visto en diversas ilustraciones cómo en algunas de las empresas de nueva generación, el trabajo no se realiza en sitios cuadriculados como por ejemplo los que observamos en una oficina de gobierno o en un banco. Se trata más bien de espacios donde es muy fácil encontrar la forma de hacer reuniones cortas, informales, con pocos participantes. Donde son muy accesibles los elementos que se necesitan para potenciar una reunión: computadoras, pizarras, proyectores, papelógrafos, coffeemakers.

En muchos aspectos, somos esclavos de la geometría, de los ángulos rectos, de las cuadrículas. ¿Ha visto usted cuán difícil es pegar dos mesas en un restaurant cuando el número de comensales lo hace necesario? ¿No ha querido a veces que las mesas no tuvieran la dimensión y la forma que tienen para adaptarse mejor al tamaño del grupo?Pero lo que aun no hemos visto es un restaurant donde sea posible modificar la forma y tamaño de las mesas para atender esas necesidades.

Casi todas las aulas tienen el piso horizontal y los asientos están distribuidos de manera que mirarnos cara a cara implica un gran esfuerzo. Esto a pesar de que todos hemos experimentado las circunstancias propicias del aula tipo auditorio, con filas curvas de asientos y una inclinación hacia delante.¿Y en las iglesias, a pesar de ser asambleas, por qué es tan difícil saludarse con quienes están a tres metros de distancia?

Los escribanos medioevales hacían su trabajo en bancos de una pata: si se adormecían, perdían el equilibrio. Así convocaban la alerta.Necesitamos que la físicay la arquitectura nos asistan para convocar ahora la creatividad en el trabajo.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *