Ideales o ingreso

Publicado en La Nación el 14 agosto, 2017
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , ,

Esta persona joven siente bullir dentro de sí el espíritu emprendedor, pero no dispone de apoyos económicos familiares y entonces está pensando en conseguir un empleo de ocho a cinco y olvidar su proyecto y su afán de independencia.Alguien debería decirle que no deje que el presupuesto se coma a los ideales. Olvidarse de los ideales por que no encuentra como financiar su proyecto es un consejo de Sancho Panza. Don Quijote lo aconsejaría en otra dirección.

Podría buscar el alero de un puesto tradicional, mientras madura el proyecto, o mientras logra crear alguna coyuntura propicia como gestionar una alianza o una sociedad para desarrollar su proyecto. Pero entonces, manténgase frugal en el gasto. Una vez que se meta como casi todo el mundo, en un esquema de gasto igual a ingreso, se habrá hecho dependiente del puesto.

¡Atención¡ En cuanto tenga trabajo, quién sabe cómo se enterarán los promotores de tarjetas de crédito y se las vendrán a ofrecer. Es el crédito que se otorga con mayor facilitady por el que se paga más caro.Una vez metido en una buena deuda con la tarjeta de crédito, se generarán invisibles fuerzas que lo mantendrán atado a su empleo. Ahora no tiene dinero, pero no tiene deudas. Luego tampoco tendrá dinero pero tendrá deudas.

¿Y qué forma habría de alinear puesto y proyecto emprendedor? Busque un puesto donde pueda aprender cosas útiles para la idea que trae en su mente. Sobre cómo fabricar, cómo vender, cómo innovar el producto o servicio en el cual está pensando. Busque un puesto donde tenga contacto con varias funciones de la empresa. No se coloque en una función muy específica. Busque contacto con los niveles de gestión, más que con los niveles de operación. Es preferible ser botones del gerente que asistente en el departamento de bodegas.

En cualquier circunstancia en que se tenga que escoger entre ideales y plata, escoger plata siempre es discutible. Entre otras cosas porque entonces nunca sabremos hacia dónde nos pudo haber llevado la otra elección.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *