Enseñar a pensar

Publicado en La Nación el 17 julio, 2017
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , ,

Generalmente hay varias formas de alcanzar un objetivo. Si queremos eliminar el problema de que en ciertas regiones hay inopia de maestros, porque son inseguras; tienen riesgos físicos como inundaciones o deslizamientos; son insalubres lo cual conlleva el riesgo de ser víctima de dolencias, una forma de hacerlo es otorgar un sobresueldo a los servidores que acepten laborar ahí. Pero esa no es la única solución ni el final del análisis.Ver La Nación 13 jul 17 pp.4)

Se podría pensar en el establecimiento de un seguro especial que garantizara al servidor, que en caso de que uno de los riesgos apuntados se actualizara, es decir, se convirtiera en un siniestro que lo perjudicara, se le otorgaría una compensación económica. Convendría valorar si las primas de seguro que se pagarían por tales coberturas, son menores que el costo de los sobresueldos.

Hay otros temas dignos de análisis. Si el maestro del pueblo tiene un sobresueldo porque la zona es de riesgo por ejemplo por la existencia del zancudo Aedes Egipti, ¿Tendrá interés en que la población aplique las medidas de combate de la plaga? Si ha aceptado el sobresueldo y ocupado su plaza en la zona, es porque considera que el sobresueldo, más que compensa el riesgo de la enfermedad. O sea, que apuesta a tener una ganancia, la cual provendría de evitar la enfermedad y cobrar el sobresueldo. Pero si contribuyera a eliminar la enfermedad, estaría accionando contra su propio beneficio. Se diría entonces, que el incentivo del sobresueldo, es perverso, ya que desalinea los intereses del educador, con respecto a los intereses de la comunidad. Imaginamos al educador regocijándose del último asalto en el vecindario, que hace que la zona siga manteniendo su estatus de zona insegura.O pidiendo que llueva que llueva la Virgen de la Cueva, para que un desbordamiento, permita renovar al poblado la condición de territorio inundable.

A veces el pensamiento lineal nos lleva directo a la ineficiencia. Y el pensamiento crítico nos permite descubrir falencias en el razonamiento. ¿Podría la Dirección de Recursos Humanos del MEP, ofrecer sus soluciones como ejemplo digno de ser imitado por los maestros, que quieren enseñar a pensar a sus estudiantes?

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *