Los otros

Publicado en La Nación el 31 octubre, 2016
Categoría: Convivencia
Etiquetas: , , , ,

Dice Sigmund Freud que el yo se forma a partir de nuestras experiencias sensoriales. Nos resulta tan presente. Es tan inevitable. Nos enfoca tan fuertemente hacia adentro. Es nuestro frío el que es frío. El frío del otro, no sabemos si es como el nuestro.Ese pequeño pinchazo accidental que sufrimos, tiene más presencia que la tragedia que sufre el vecino.

Eso se contradice con la necesidad de una convivencia constructiva, que es esencialmente un diálogo permanente con los demás. En esto consiste la inteligencia emocional. Fallar en ella, es un fracaso a pesar de todos nuestros otros talentos.

Los intercambios con losotros van dejando en nuestra memoria un archivo de obras dramáticas que un día ocuparon las carteleras de nuestro teatro interior. Vivir es relacionarse. Así se construye nuestra historia personal.

¿Cómo relacionarnos con los otros?En algunos casos extremos, lo primero que hay que hacer es aceptar su existencia. Un niño, embebido en el disfrute de sus juguetes, no parece tener claro que existen los otros. Tampoco un señor airado en una presa de tránsito. Luego, hay que aceptar el derecho que cada uno tiene a ser como es. ¿Por qué nos seduce a veces el deseo de que todos fueran como nosotros? De ahí la censura al otro. Y los consejos no solicitados.

Una etapa superior es el respeto, que es más que el reconocimiento de un derecho. Y finalmente la comprensión de que la realidad se enriquece con la diversidad de otros, en el sentido de que diversos otros nos llaman a expresarnos de diversas maneras. La soledad y la poca variedad de otros, nos menoscaban.

La sociología de pequeños grupos, el desarrollo de equipos, de comunidades, de países, aportan conceptos, técnicas, prácticas,que si no están fundadas en el respeto, son fríos ejercicios que afectan solo lo externo y periférico.El verdadero desafío es que el respeto evolucione hacia la solidaridad y el amor. Entonces, aflorará el verdadero sentido de la convivencia, ya sea laboral, familiar, cívica.Y se cosecharán los verdaderos frutos del contacto con los otros.La idea del zoon politikon se queda corta frente al concepto de prójimo.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *