Remuneraciones al empleo público

Publicado en La Nación el 10 agosto, 2015
Categoría: Política
Etiquetas: , , , , ,

Remuneraciones al empleo público

Esto del sistema de remuneraciones del sector público, constituye una muestrarepresentativa de la forma cómo funciona el estado costarricense y de cómo lo gestionan los poderes ejecutivo y legislativo.

Los grupos laborales organizados han venido aplicando el modelo del salami. Van sacando rebanada a rebanada, ahora aquí, ahora allá, con lo cual producen el efecto anestésico en la parte patronal o pública, de que como la rebanada tiene poco significado, no vale la pena oponerse provocando un conflicto.

La parte patronal o pública, ha confundido los bienes públicos con bienes mostrencos, que no son de nadie. No se puede ejercer debidamente un cargo público si la acción no da fe de que se entiende la diferencia entre bienes públicos y bienes de nadie.

El presidente no ha incluido este problema en la agenda de sesiones extraordinarias. Normalmente diría, él sabrá por qué. Pero no ahora. Un asunto de tanta importancia hacendaria, no puede quedar a la discreción del presidente. Hay que pensar que la protesta de los grupos laborales es un costo que quizá llegó la hora de pagar.Y hay que pensar también que no en todos los casos el tratamiento debe ser de homeopatía. Llega el momento en que es indispensable la cirugía. Si no se aprovecha la crisis fiscal de hoy, el tema se pospondrá y seguirá causando daño. Daño por el costo. Daño por otorgar beneficios sin discriminar entre buenos colaboradores y colaboradores negligentes. Daño por meterle distorsiones al sistema de remuneraciones: si las remuneraciones hacen que muchos adolescentes de hoy sueñen con llegar a ser empleados públicos, aviados estamos.

Hay momentos en la vida del país en que no deberíamos intentar ser tan pura vida. Hay correcciones estructurales que hacer y soslayarlas es una grave omisión. Sin hacer las tareas desagradables, nunca vamos a dar el salto de rana que hace tiempo se le está debiendo al país.

Cuando Kennedy lanzó el programa espacial dijo: no nos proponemos poner un hombre en la luna porque sea fácil, sino porque es difícil. El sabía que no había sido nombrado para hacer lo fácil –eso cualquiera lo hace- . Estaba ahí para hacer lo difícil.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *