Cambio de guardia

Publicado en La Nación el 20 julio, 2015
Categoría: Cambio
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Ese celular que tenemos tan a mano, es un recordatorio de que estamos en otra época. Y de que posiblemente las destrezas humanas que fueron muy importantes ayer, no lo serán mañana, porque las máquinas nos liberarán de algunas tareas, lo cual quiere decir que tendremos que buscarnos otras, donde nuestros talentos distintivos encuentren mejor aplicación.

Ayer fueron muy importantes los talentos gerenciales. Hoy de lo que oigo hablar más es de talentos emprendedores. La revolución industrial necesitó de máquinas ingeniosas. Hoy se requieren redes mixtas fecundas. Mixtas en cuanto a ser formadas por máquinas y seres humanos. Henry Ford es el símbolo de aquella época por haber revolucionado la eficiencia. La eficiencia era el santo y seña. Hoy el santo y seña es el sentido. Queremos productos que hagan más pleno al consumidor, que lo potencien, que lo asistan en el mundo futuro. Por eso el símbolo de esta época es Steve Jobs.

Las innovaciones bienvenidas en estos días, no son las mejoras cosméticas. El diseño entendido como hacer cosas bonitas, está pasado de moda. Hoy las innovaciones más cotizadas, podrían provenir, no de las cosas sino de las anti-cosas. Ejemplo: en vez de innovar haciendo los viajes más rápidos, es preferible innovar haciendo los viajes innecesarios. Son las innovaciones disruptivas.

Pienso en dos actividades que requieren innovaciones disruptivas. La educación superior y la política.

¿De dónde vendrán nuestros líderes políticos? Hace cuarenta años hubiéramos dicho que de las juventudes de los partidos. Hoy, no creo que nadie pudiera convencernos de que la escuela partidaria sea otra cosa que un esfuerzo por reproducir la vieja forma de hacer política: el codazo, la visión partidista antes que el interés del país, el afán electorero y la tendencia a reproducir el pasado en vez de querer conquistar el futuro.Hay excepciones. Honrosas. Admirables. Pero la norma es la descrita.

Innovación disruptiva necesaria si queremos tener un futuro digno de nuestro pasado: establecer caminos no partidistas, para que jóvenes líderes, con semilla de estadistas, vayan accediendo a funciones políticas. ¿Tiene alguna sugerencia el TSE? Porque supongo que han pensado en esto. ¿O no?

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *