Control y confort

Publicado en La Nación el 25 agosto, 2014
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , ,

Control es la certeza de que las cosas ocurrirán a nuestra satisfacción. La falta de control causa disconfort. Por eso tememos caminar en la oscuridad y sentimos ansiedad cuando viajamos.

Hay personas con mayor necesidad de control. Los niños empiezan así. Luego la vida los va domando.

La lógica y lo medible, nos dan sensación de control.Preferimos ubicarnos con un mapa o un GPS.El Waze es una maravilla. Permite predecir el futuro. El sueño del controlador es predecir el futuro y si el futuro se deja, pues crearlo.

Admiramos a los científicos naturales porque nos pueden decir con precisión cuál será la amplitud del movimiento del péndulo después de tantas oscilaciones. Y a veces les pedimos eso a los practicantes de una ciencia social, lo cual lleva a muchos predictores y clientes, a que el péndulo les de por la cabeza.

Nos abruma lo cuantitativo. ¿Cuánto es excelente? ¿Dónde empieza lo deficiente? Lo que no se puede medir no se puede gerenciar dicen algunos. A estos cabría preguntarles cómo se mide la inspiración que comunica el líder, o el grado de ruptura de la innovación que se está incubando, ambos factores de éxito para la empresa.

La realidad que vemos, mirada a trozos, tiene reglas, pero en su totalidad está preñada de azar. No es un caos, pero es más susceptible a entregar sus claridades ante el pensamiento complejo que ante la geometría o el álgebra elemental.

Un ingeniero puede ser todo lo orientado al control que quiera. Si un politólogo lo fuera, terminaría haciendo ejercicios de ingeniería social, con perjuicio para todos.Un puente nunca se construirá solo. Los valores sociales sí. La cultura, en todas sus dimensiones, no es una obra de ingeniería, sino más bien el producto de la evolución de órdenes espontáneos.

Los jóvenes hoy, hablan como su generación y los medios de comunicación se los exigen. No hablan como dice la Real Academia que deberían hablar.¿Somos, cada uno de nosotros, una paja en un torrente? Tal vez sí. Pero con el milagro de podernos reconocer como paja y de poder decir unas cuantas cosas sensatas sobre el torrente.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *