El asiento de bicicleta

Publicado en La Nación el 11 marzo, 2013
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , ,

La bicicleta es un mecanismo maravilloso. Permite multiplicar el rendimiento de la energía que empleamos en locomoción. Se dice que consumimos cinco veces menos energía cuando avanzamos en bicicleta que cuando avanzamos caminando.

El asiento de la bicicleta permite una interesante reflexión. Vi hace tiempo, en un libro de pensamiento creativo, que el asiento ideal sería uno formado por dos rectángulos acojinados, con un espacio en medio, para eliminar el apoyo perineal, el cual es el apoyo exclusivo del actual asiento.

Comentaban los autores que el asiento de bicicleta fue un calco apenas procesado de otro asiento muy difundido en el momento de la invención de la bicicleta: la silla de montar. Ésta es una consecuencia de la anatomía del caballo. Los elefantes y los camellos tienen sillas de montar diferentes porque la anatomía de estos animales es diferente.

¿Por qué quienes con tanto ingenio diseñaron la bicicleta, simplemente copiaron la silla de montar que usamos en un caballo? Fantaseemos. Posiblemente al “ubicar” o “posicionar” la bicicleta, lo hicieron describiéndola como un caballo que no come, no ensucia, no hace ruido y se puede guardar dentro de la casa. Esclavos de ese puente mental entre el caballo y la bicicleta, simplemente redujeron el tamaño de la silla y se la zamparon a la bicicleta, convirtiendo el asiento en uno de los grandes defectos del artefacto.

Conviene estar alerta sobre cuántas veces cometemos errores semejantes. Lo hacemos cuando intentamos mejorar una situación partiendo de ella, a ver si con unos cuantos cambios pequeños la transformamos, en vez de rediseñarla. O cuando partimos de un problema para resolverlo. Entonces el problema nos condiciona y nos conduce a ir haciendo modificaciones que no cambian su esencia. En cambio rediseñar es partir de una situación insatisfactoria,proponer los rasgos constitutivos de una situación ideal y luego traducirlos a cambios realizables. Esto, lo mismo en el mejoramiento de un mecanismo, de una situación personal o laboral o de una situación política.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *