El efecto pendular

Publicado en La Nación el 30 julio, 2012
Categoría: Artículos
Etiquetas: ,

Escribí que si los empleos del sector público no estuvieran privilegiados por la inamovilidad, habría mayor productividad.Un lector contra argumentó que la seguridad laboral es una condición que permite al trabajador desplegar sus potencialidades sin tener sobre la cabeza la espada de Damocles de la incertidumbre.  Tiene razón. La mejor solución es una que elimine los efectos secundarios negativos de la inamovilidad, sincaer en los de la precariedad incondicional. Muchas veces, tratando de alejarnos del fuego, caemos en las brasas. O por salir de Guatemala, terminamos en Guatepeor.  

Es frecuente encontrarnos con reacciones desproporcionadas. Un pilluelo trató de ver si una ventana de la casa estaba abierta. En reacción, mandamos a poner fuertes rejas alrededor de toda la casa. La chica sacó malas notas en sus primeros exámenes y entonces sus padres irrumpen en su vida social y la empiezan a hostigar para que no se reúna tanto con sus amigas, le ponen horario para el uso de la computadora o dejan de pagarle la cuenta del teléfono celular.

Las medidas tienen contraindicaciones. Algo que tiene efecto terapéutico, en determinadas circunstancias puede más bien causar daño.Si la niña es muy sensible, si siempre fue buena estudiante, si lo que ocurrió es que se enfrentó a un nuevo curso o a un nuevo método, las medidas tomadas con la buena intención de que mejore su rendimiento, podrían causar lo contrario.

La disciplina, el orden, el respeto a las normas, son importantes. Pero a veces se reacciona ante una falta o un suceso, rigidizando las normas, vulnerando lo razonable, y se crean situaciones de malestar y de baja productividad.Siempre hay que tener a la vista el verdadero objetivo. Y hacer la analogía con el efecto secundario indeseable de ciertos medicamentos: te quita la alergia, pero te pasas el día adormecido.

Cuando la reacción para mejorar algo no es armoniosa, acabamos presa del efecto pendular, y vamos de un extremo al otro sin lograr resolver el verdadero problema.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *