Junta de Notables

Publicado en La Nación el 2 julio, 2012
Categoría: Cambio
Etiquetas: , ,

Está instalada una Junta de Notables para producir ideas sobre cómo desatascar al país. A mi juicio, los Notables, son notables.

Supongamos que producen unas cuantas ideas que constituyan soluciones a problemas-raíz,que si se resuelven o atenúan, dan origen a una cadena de mejoramientos no intentados en otras áreas y dimensiones. Supongamosque esas ideas sean viables. Y cuya ejecución no esté en la cola de un venado.

Supongamos que respaldan esas ideas con argumentos muy simples y contundentes, accesibles a todo público;más apegados a hechos que a idealizaciones. Supongamos que antes de divulgar esas ideas, buscan a otros notables que vayan adhiriendo a ellas, de manera que lo que produzcan no sea solo un conjunto de ideas sino un movimiento de apoyo de cien o doscientas personas que sirvan de guía al país: educadores, deportistas, técnicos, artistas, innovadores sociales, empresarios, científicos, profesionales.De este grupo de apoyo, excluyo deliberadamente a los políticos por dos razones: porque postulo que ellos hace tiempo saben cuáles son las soluciones a los problemas-raíz de Costa Rica. Y porque no quisiera que nos recordaran “El son de la negra” y nos dijeran que sí pero no dijeran cuando.

Tendríamos entonces una recomendación de mejoramientos que sería razonable, viable y compartida.

¿Y qué haríamos los habitantes ante una propuesta así?Reconocer con realismo que tenemos que invertir vigor, talento, tiempo, dedicación en este empeño.La divulgaríamos por medio de las redes sociales. Crearíamos un mecanismo para manifestar nuestro apoyo. Ese mecanismo tendría los siguientes elementos: primero entender, luego apoyar.Rechazar quedarnos en habladas. Aceptaríamos que al dar apoyo verbal quedamos comprometidos a ir más allá. Escogemos con claridad niveles sucesivos de presión sobre quienes tienen que ejecutar el plan.Nos organizamos, en grupos naturales-de amigos, familiares o vecinos- fuera de partidos políticos e ideologías.Y luego, lo que siga.

El soberano –el pueblo- si no ejerce la soberanía, acaba perdiéndola, con la complacencia de los expertos en mangonear la desidia.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *