Infinitésimos

Publicado en La Nación el 18 junio, 2012
Categoría: Artículos
Etiquetas: , ,

Si de pronto nos ponen el peso de medio kilo en la mano, no nos pasará desapercibido. Pero si ya tenemos medio kilo y nos empiezan a poner un gramo, y otro gramo, posiblemente no notemos los incrementos. Decían, en los tiempos de la Guerra Fría, que Occidente tenía que estar muy atento para no ser objeto de la táctica del salami: te quitan una delgada lonja por la cual no vale la pena reaccionar. Pero así te quitan otra y otra, hasta que se llevan el salami.

Toleramos las pequeñas fallas de un colaborador, ninguna de las cuales es suficiente como para amonestarlo, pero en un año, sus fallas tienen significado en la eficiencia de la unidad de trabajo. Aceptamos que entre dos de un grupo exista un sordo malestar que dificulta el entendimiento, pero nos parece que la cosa no es para tanto. Solo que al pasar el tiempo, el efecto negativo de un equipo que rinde menos de lo que podría rendir, sí tiene significado. El buen leñador debe atender la primera señal de que el hacha está perdiendo filo.

Le tenemos paciencia a un proveedor que no es excelente, sin considerar que sus pequeñas deficiencias van sumando. Al principio, malestares estomacales que anuncian serios problemas, se alivian con antiácidos.

Un ruido casi imperceptible indica que algo empieza a andar mal. Pero consideramos que el remediar tan leve desajuste no compensa el costo de someter a revisión el aparato.Hasta que con el paso del tiempo ocurre un daño irreparable.

En mi colegio, había un cartel que señalaba cuántos minutos de vida se perdían por fumar un cigarrillo. Pero cuando se es adolescente las unidades en que medimos el tiempo no son precisamente los minutos y el mensaje pasaba desapercibido.

El deterioro – el físico y el moral – rara vez ocurren en saltos notables. Dañan menos los terremotos que la falta de mantenimiento. Nos dañan más el descuido, el conformismo y la falta de disciplina que las grandes tentaciones.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *