Don Jorge Manuel

Publicado en La Nación el 30 enero, 2012
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

Hace años, tuve contacto estrecho con el ICE como facilitador de procesos estratégicos. Ya entonces don Jorge Manuel Dengo era inmortal. Por primera vez tuve la experiencia de sentir la presencia de alguien que hacía muchos años no estaba en esa empresa, pero que sin embargo, seguía siendo referente, inspiración, modelo, símbolo. Los mayores comentaban: “En tiempos de Jorge Manuel…”, “Jorge Manuel decía…”  Y los jóvenes envidiaban la mentoría que tuvieron aquellos que ahora lideraban la institución. 

Su sencillez era impactante. Era una figura nacional. Tenía un historial de logros. Pero en su presencia, era disonante cómo, el ser humano contenía al personaje y lo hacía totalmente accesible. 

Su vida, como la de su padre, constituyen páginas del silabario cívico nacional. De él podemos aprender sobre cómo relacionarnos con las necesidades públicas y sobre lo que se puede hacer por el bien común cuando se accede a posiciones de poder. Podemos aprender de diligencia. Y de eficacia. De trabajo tesonero. De pensamiento visionario. De confianza en las posibilidades de esta nación. 

Rendirle homenaje nos hace levantar la mirada hacia lo que es posible, a pesar de las voces pesimistas. Es inspirarnos en la imaginación de cómo ha dehaber sido emprenderobras desafiantes para la época, en una Costa Rica todavía rural y que contaba con muypocos graduados universitarios Es plantearnos el reto personal decontribuir de manera perseverante y silenciosa, a la medida de las capacidades de cada uno, en el robustecimiento de una nación, que ahora parece necesitar de nuestra actitud y nuestra acción para revitalizarse y responder ante las inéditas exigencias de estos tiempos.

Muy bien servido sería el país, si las nuevas generaciones honraran su memoria con su acción. Por eso, cultivar su recuerdo, es un acto pedagógico.

Citaban los mayores del ICE, una frase suya que me impactó siempre: no todos servimos para todo. Pero todos servimos para algo. Honor al hombre que sirvió mucho, a muchos, para mucho.   

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *