La empresa reformada

Publicado en La Nación el 23 enero, 2012
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

La lectura de Umair Haque que comentamos hace una semana, nos deja esta pregunta: ¿Cómo puede la empresa, apuntar no solo aganancias financieras, sino también a generar mejoras a los acervos natural, intelectual, humano, social, emocional y organizacional, de socios, consumidores, personas en general, comunidades, sociedad y futuras generaciones?

Satisfagamos el criterio de beneficio-costo. Busquemos actividades que mejoren esos acervos sin costo adicional, o que provoquen una mejora en la capacidad de la empresa para generar ganancias financieras.

Hagamosla fiesta de Navidad tradicional, en forma dedía de campo para sembrar árboles por la mañana y festejar después.Al final, nos divertiríamos igual o más, se gastaría lo mismo ycontribuiríamos a la reforestación.

De la multitud dedecisiones que se van tomando,entresaquemos algunas significativas. Convirtámoslas en casos de estudio, con o sin apoyo externo, de manera que muchos colaboradores mejoren sus destrezas. Contribuiríamos así a mejorar su acervo intelectual.

El acervo humano se acrecienta si en vez de los tradicionales esfuerzos de motivación, que a veces tienen enfoque de arenga o de manipulación, se transforman en maduras reflexiones sobre el trabajo, que arrojen luz sobre las posibilidades de desarrollo personal que ofrece y sobre la sinergia que existe entre los recursos de la empresa y el talento de los colaboradores.

Crece el capital social si la empresa, en busca de su beneficio, crea redes de colaboración con otras empresas semejantes o complementarias o si promueve estas redes entre su personal especializado y el de igual especialidad en otras empresas.

Imagino que una forma de hacer crecer el capital emocional, es promover hábitos de gestión que cultiven la responsabilidad, la capacidad de esforzarse, la actitud ante el placer y el éxito y ante las dificultades y el fracaso. Y mediantela auto-reflexión, estimular a los colaboradores a ser más dueños de sí mismos.

Y se aumenta el capital organizacional cuando se exige a la estructura promover la innovación y el desarrollo personal, además de la eficacia.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *