Un regalo navideño

Publicado en La Nación el 19 diciembre, 2011
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , , , ,

Éramos chicos. Él más maduro que yo. Un día me prestó un libro para jóvenes que creía me convendría leer. Lo leí, y por primera vez tuve contacto con el fenómeno de la letra hecha semilla.

El libro se refiere al entrenamiento de la voluntad.Hablaba de no dejarnos llevar por la corriente. De no ser una veleta que a cualquier viento se acomoda. De estar disponibles a hacer esfuerzos. De trazarse metas y tener disciplina. De soportar la adversidad. De estudiar con seriedad. De competir con hidalguía. De amar al país. De saber ser amigo. De la lealtad. De cumplir los compromisos. De decir la verdad. De no buscar la salida fácil.

Enseñaba cómo no se puede esperar a estar en una situación de crisis para poner a prueba la voluntad y recomendaba ir haciendo pequeños ejercicios de negación de sí mismo para irla robusteciendo. No usaba el término, pero recomendaba caminar la milla extra, esa que el cansancio nos dice que ya no es prudente caminar, pero que sabemos que podemos caminarla.

Hablaba –antes de los problemas de sobrepeso- de la posibilidad de robustecer la voluntadprescindiendo de cosas tan lícitas como una parte del postre.

El niño busca el placer a toda costa y cuando se frustra estalla en una rabieta. Hacerse adulto es ir aprendiendo a aceptar con realismo que no se puede tener todo lo que se desea y que hay algo formativo en la disciplina de saber prescindir del confort. ¿No es eso lo que hacemos cuando nos ejercitamos físicamente? ¿O cuando le damos otra revisada a la ejecución de un trabajo que ya dimos por buena?

Nos vamos construyendo paso a paso. Nadie se desarrolla a saltos. Qué sabes hacer, le pregunta el comerciante a Siddharta. Sé pensar. Esperar. Ayunar.

Tal vez sus hijos puedan aprenderlo en ese libro antiguo cuyo vínculo les dejo con mi saludo de Navidad y con mi recuerdo cariñoso al amigo de aquellos tiempos

http://es.catholic.net/biblioteca/libro.phtml?consecutivo=441/

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *