Transformación de energía

Publicado en La Nación el 29 agosto, 2011
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Los gatos reaccionan. Les majan la cola y maúllan o atacan. Los seres humanos pueden elegir. En circunstancias semejantes pueden atacar, perdonar, o posponer el perdón y el ataque. O escribir una poesía sobre el dolor.

Tenemos la capacidad de devolver bien por mal. O mal por bien. Podemos transformar insumos negativos en energía positiva. Por eso somos capaces de ponerle al mal tiempo buena cara. Somos capaces de aprovechar un contratiempo, como admirar el paisaje mientras esperamos a que llegue el auxilio de carretera. O transformar el mal sabor de una derrota, en ocasión de aprendizaje, de crecimiento personal.

De los agravios, podemos aprender sobre nosotros y sobre quien nos agravia. Quejarnos repetidamente de la injusticia del agravio finalmente podría aliviarnos, pero no nos deja ningún crecimiento y en cambio, habremos causado incomodidad a los cercanos que tuvieron que escucharnos. De lo que sale mal, a través del auto análisis, saludable examen, salimos robustecidos después de realinear fortalezas y debilidades. Eso es más constructivo que la defensividad con la cual nos negamos a recibir la información sobre lo que no hicimos bien.

La amenaza que produce miedo nos hace descubrir el valor, el cual, como se ha dicho, no consiste en no temer, sino en saber qué hacer con el temor. La enfermedad nos lleva a apreciar la salud. Los años que pasan, a hacernos cuidadosos con el uso del tiempo. Los riesgos, a un ejercicio de diseño de su mitigación. La soledad, a una valoración del silencio y del sosiego, y a la búsqueda de nuevos compañeros para lo que falta del viaje.

Y cuando sintamos que nos llevó la corriente y nos dejó en territorio desconocido – perdimos el puesto o la pareja- , hagamos un inventario de oportunidades. Uno de los axiomas que rigen la vida es que desde aquí o desde donde nos lleven las circunstancias, podemos emprender un viaje fecundo, porque todo es para bien. Como es axioma y no teorema, no tengo que demostrarlo.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *