Ruedas redondas

Publicado en La Nación el 18 julio, 2011
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

¿Cómo diseñar para que las cosas funcionen? Lo primero es saber de qué depende la función. Los niños en las escuelas utilizan unos diagramas de telaraña. Cuando se les pregunta de qué depende la buena salud, anotan varias palabras: alimentación, sueño, ejercicio, higiene, seguridad y SALUD en el centro. Luego conectan unas palabras con otras: el sueño influye en la salud, pero el ejercicio influye en el sueño.

Si queremos que las personas pongan más atención en su trabajo y no anden por ahí, perdiendo minutos en sus conversaciones con otros, un jefe superficial, hace circular un memorándum. Otro con visión más amplia, haría una telaraña de elementos que influyen en la situación,por ejemplo el volumen y tipo de trabajo, los procedimientos, la eficacia de la supervisión, la arquitectura del sitio, las pausas permitidas, el perfil de los colaboradores, sus hábitos de trabajo, la forma de la remuneración, las relaciones extra-trabajo, las normas y costumbres de la organización.

Si el badajo golpea la campana, la campana suena. Pero esa relación de causa y efecto tan simple, no es común. Lo que parece ocurrir con mayor frecuencia es que múltiples causas tienen múltiples efectos. Por eso resulta tan crítico hacer un buen planteo de los problemas, aun de los que parecen simples.

Si tomamos medidas habiendo planteado mal el problema, no esperemos soluciones eficaces. Si emitimos leyes que atacan síntomas, nuestra legislación no será eficaz.

Hay ruedas cuadradas, ruedas de carretilla en las que el eje fricciona con la madera. Ruedas de carreta engrasables donde acero fricciona a acero. Y ruedas con balineras –ese ingenio maravilloso- donde el acero del eje solo fricciona los balines en su punto de tangencia.

Hay una gran cantidad de situaciones, prácticas, instituciones, legislación que necesitan ser rediseñadas para que se haga un mejor aprovechamiento de la energía. Lo cual debe empezar por tener clara la telaraña: qué depende de qué, qué influye en qué. Siempre con claridad de qué es lo que deseamos obtener.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *