Gratitud por los dones

Publicado en La Nación el 20 diciembre, 2010
Categoría: Convivencia
Etiquetas: , , ,

Publicado en el periódico La Nació, 20 diciembre 2010

Estos regalos no aparecerán bajo el árbol. Ya nos enriquecen. Algunos sin que sepamos de donde proceden:

Las buenas vibras que se quedan en eso. Las que se convierten en amistad, en cariño. Las que se “complican” y evolucionan en amor. Las palabras que nos hacen reflexionar. El afán de enseñar que tienen algunos. Y la capacidad que tienen para aclararnos cosas. Los eventos que nos hacen crecer. La fortaleza de estos. La amabilidad de aquellos.

Los afanes de superación que vemos en algunas. Y las ansias que nos movilizan. La valentía con la que enfrentamos algunos temores.La ilusión que nos hacen algunas cosas. Los compañeros con quienes recorremos trechos del camino. Las voces de aliento que no pedimos pero que nos robustecen. El optimismo y la alegría de algunos. Las voces de prudencia que nos hacen pensar otra vez lo que ya teníamos muy claro.

La racionalidad de estos. El vigor de aquellos. Su capacidad de soñar.El buen humor que nos reanima. La generosidad silenciosa de muchas. El esfuerzo silencioso y persistente. La forma paciente como muchos bregan con la rutina. Y la inquietud renovadora de otras.

La capacidad de los artistas.La belleza que logran expresar. La forma sorpresiva en que lo espiritual se nos hace evidente. La claridad y contundencia de un argumento. La paciencia con laque algunos esperan el momento oportuno. La forma como la oportunidad finalmente se presenta. La inexplicable forma en que a algunas cosas se les llega su hora.

La forma compleja,espontánea y misteriosa en que los nuevos conocimientos, vivencias, sentimientos, anhelos, se van acomodando con los que ya teníamos.

El ejército de personas queestán desarrollando actividades que mañana van a beneficiarnos, sin que lo sepamos hoy, ni ellos lo sepan. Quienes predican con el ejemplo. Quienes nos producen admiración. Lo que esa admiración produce en nosotros.

Estos regalos, no aparecerán bajo el árbol, pero igual podemos agradecerlos con motivo de la Navidad.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *