Exiliados digitales

Publicado en La Nación el 13 diciembre, 2010
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

Son nativos digitales quienes se sienten a sus anchas ante los instrumentos de información y comunicación actuales. Son en su mayoría jóvenes. Posiblemente han tenido muchas navidades con regalos electrónicos. No le tienen ningún temor a las nuevas tecnologías yno siguen el ritual de leer los instructivos antes de encender el nuevo aparato. Lo encienden y empiezan a toquetearlo, con lo cual van aprendiendo, por prueba y error.

Participé hace tiempo, en un ejercicio cuyo objetivo era hacer que los operadores del nuevo sistema de cómputo de un banco, le perdieran temor y dejaran de preferir los formularios en papel. Después de observar a los expertos pedir a los participantes acercarse a la máquina para irles diciendo qué hacer, fui observando que la mayoría de los participantes, se acercaban con sus manos cruzadas en la espalda. Temerían, o que la máquina mordiera, o que ellos –que se reconocían a sí mismos como ignorantes culpables- pudieran hacer algo que dañara el equipo, orgullo de los mandos superiores. Estos eran los inmigrantes digitales, venidos desde la ignorancia, a una nueva vida. Hoy, casi no hay inmigrantes digitales.

Lo que sí hay, son prisioneros digitales. Esas personas que por razones de su trabajo –o porque lahija les regaló una computadora para bajar el costo de las llamadas telefónicas – se venobligadas a controlar su temores y su falta de destrezaspara vivir, casi a la fuerza, en el mundo digital.

Y existen también los exiliados digitales. Esas personas que han decidido quedarse al margen de las nuevas tecnologías, para no pasar por el costo del aprendizaje, para no mostrar su ignorancia, o porque yo para qué si no lo necesito o ya tan viejo no podré aprender.

A quienes no somos nativos digitales, nos vendría bien un poco de su audacia exploradora. Frente a la máquina y también lejos de ella. Ellos nos danejemplo de cómo responsabilizarnos de nuestro aprendizaje y de cómo vivir en aprendizaje permanente.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *