Poner los medios y esperar los resultados

Publicado en La Nación el 6 septiembre, 2010
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , , , ,

En las buenas escuelas de gerencia se enseña que quienes ocupan posiciones ejecutivas, son responsables por los resultados. Se dice a veces que los ejecutivos, toman decisiones en condiciones de incertidumbre, con información insuficiente y con obligación de acertar. Un amigo gerente, me decía que él se siente responsable si en sus instalaciones, un cliente se resbala y se hace daño. Me parece que esta es una forma de señalar el escalón superior de la responsabilidad de un ejecutivo.

Hemos escuchado decir, que de nada sirven los “esfuerzos” si no producen resultados, lo cual es una forma de enfrentar la conocida excusa, cuando no se logra un resultado, de que se ha hecho lo posible, se puso todo el esfuerzo, se trabajó varias veces más allá del horario, pero no se logró la meta.

Quisiera reconsiderar el tema. Hay circunstancias no controlables. A través de ellas navegan los esfuerzos.Culpar a las circunstancias de un fracaso cuando además no se pusieron los medios, es hacer trampa. Pero culparse de los fracasos cuando los medios necesarios, fueron arrasados por potentes circunstancias adversas, es hacerse un mal servicio a sí mismo.

Los medios que ponemos para conseguir algo, operan en una gran caja negra donde no sabemos con exactitud lo que ocurre. La acción humana está inmersa en el azar. No es un juego de azar. No da lo mismo tomar cualquier número. Pero se ve influida por el azar. El azar, de una cierta forma es manejable. Si no debemos llegar tarde, no es razonable quedar a merced del azar que gobierna las presas. Podemos iniciar el viaje con mucha antelación y así, aunque las presas sean las más numerosas y de mayor duración, llegaremos a tiempo.

Sí tenemos la obligación de indagar cuidadosamente cuáles son los medios necesarios para el logro de los resultados. Luego, hemos de ponerlos en abundancia, con generosidad, excediéndonos. Desvelándonos con esmero por su calidad, y esperando que la diligencia así empleada encuentre el incremento prometido.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *