El tiempo perdido

Publicado en La Nación el 16 agosto, 2010
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , ,

Conocemos la experiencia de retrasarnos con respecto a un cronograma. Retrasamos el examen de laboratorio que el médico nos recomendó como importante; dejamospasar la mitad del tiempo necesario para preparar el examen final; suspendimos los pagos sin intentar obtener una prórroga con el acreedor;dejamos pasar el verano para arreglar las goteras y se nos vino encima la estación lluviosa.

Sentimos culpa. La culpa no arregla nada. El tiempo se fue. Ni la culpa, ni los azotes psicológicos que nos damos, podrán hacerlo retornar. El sentimiento de culpa es una descarga de energía que puede servir para estimular un mejoramiento a futuro, pero puede conducir a que asumamos una actitud fóbica sobre el asunto: ¡En ese asuntono quiero ni pensar! Y de esta manera lo que podría haber sido un retraso puntual, se transforma en un retraso crónico. Son los “asuntos pescado” que vamos relegando, sepultados entre otros, hasta que comienzan a oler mal.

Se dice que el tiempo perdido, los santos lo lloran. En la eternidad sin tiempo, tal vez tenga sentido llorarlo. Aquí, en estas dimensiones espacio-temporales en las que nos hallamos, llorar por el tiempo perdido es inútil.

En vez de poner energía en lo que podemos hacer ahora para mejorar los resultados, nos quedamos rumiandosobre lo que debimos haber hecho entonces. En vez de accionar en el aquí que es donde estamos, nos trasladamos mentalmente al allá, donde se generó el retraso, en una inútil contemplación de las circunstancias sobre las cuales ya no tenemos control. También solemos escaparnos de una dimensión vital, cuando en vez de asumir la responsabilidad en yo, empezamos a buscar entre los otros, excusas para nuestros retrasos.

El tiempo de la acción es ahora. El pleito es aquí. El responsable soy yo. Entonces, más que llorar por el tiempo perdido, lo que habría que preguntarse es qué es lo que haré, aquí y ahora,para redimirme de las consecuencias de esteatraso.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *