Obstáculos para escuchar

Publicado en La Nación el 17 mayo, 2010
Categoría: Artículos
Etiquetas: ,

He aprendido, e intentado enseñar, que el fundamento de una buena comunicación es escuchar. Afirmo que no es posible el trabajo en equipo, hoy tan publicitado, si no se tiene capacidad de escucha.

Sin embargo seguimos encontrandopersonas que son malos escuchas. ¿Es un problema de técnicas? ¿O sale de más adentro?

Sabemos cuáles cosas obstaculizan la comunicación: mensajes corporales negativos, falta de atención, interrupciones, contradecir a la persona que habla, minusvalorarla, hacerle bromas. Y cualquiera que haya participado en algún entrenamiento sobre comunicación, sabe que “eso no se hace”. Pero se sigue haciendo. ¿Por qué? ¿Cuál es la fuente de la energía que hace que un escucha bloquee a su interlocutor con esos obstáculos?

Creo que los obstáculos podrían tener varias fuentes : Temor a lo que el otro está diciendo (¡Va y me convence!). Morar en lo consabido (No me den razones que yo estoy convencido de lo que pienso). Competencia con el otro (¡Eso está muy bien …pero por qué no se me ocurrió a mí!). No querer quedarse atrás (Si me quedo callado, retrocedo en posición). Nivelar la asimetría (El que habla es el que sabe; el que calla es porque no sabe). Envidia con el otro, deseo instintivo de sabotearlo. Superficialidad (¡Por qué tenemos que ponernos tan serios!). Simplificación (¡Las cosas no son tan complicadas y por tanto no necesitan explicaciones tan cuidadosas!). Locuacidad (No está bien estar callado. Tengo que decir algo). La actitud de “si pero” que lleva a encontrarle debilidades al argumento del otro. El concebir la conversación como el ping pong.

Y frente a eso se alza la notable oportunidad de que nuestro esfuerzo por escuchar y por entender a las otras personas, sea fuente de cambio y desarrollo personal para ambas partes que participan en el diálogo. En eso se funda la verdadera amistad. Quizá por eso la valoramos tanto y quizá por eso, con frecuencia resulta esclarecedora y hasta terapéutica.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *