Epifanía del liderazgo

Publicado en La Nación el 22 marzo, 2010
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

La imaginación muestra al líder, ubicado más arriba que los demás, en el organigrama, en la remuneración, o hasta físicamente. Es la fantasía del liderazgo como poder. ¿Pero habrá otras formas de liderazgo? Siempre que en un grupo he preguntado quiénes tienen condiciones de liderazgo, se produce una gran inhibición: ninguna persona quiere confesar que se ha explorado a sí misma y ha descubierto algunas de tales condiciones. Y es que donde se piensa que liderazgo es poder, ubicación, inteligencia o habilidades superiores, lo mejor es no proponerse como líder. Porque siendo el poder competitivo – cuanto más poder se tenga, mejor- a quien quiera que desee acumular poder, le saldrán opositores. Y esto hace que el liderazgo se haya convertido en un concepto que casi hay que reprimir y nunca confesar.

Esta posición vergonzante ante el liderazgo priva a los grupos –y posiblemente a los países- de líderes que permanecen inéditos, esperando la gran circunstancia, esperando la proclamación por parte de una masa de seguidores. Por eso conviene hablar con sencillez sobre liderazgo.

Pienso que quien lidera es una persona que con sus ideas, sus destrezas emocionales, su oportuna respuesta a las circunstancias, puede entusiasmar a otros a marchar eficazmente hacia un buen objetivo. Es, en ese sentido, no un depósito de energía, sino canalizadora de la energía del grupo. Y esto lo pueden hacer diferentes personas en diferentes situaciones.

Visto de esa manera, el liderazgo no es un honor que el grupo le hace a alguien sino un servicio que alguien le presta al grupo. Y esa disposición a servir no hay por qué ocultarla, ni es competitiva. No es una manera teatral de ser ni una virtud magnética, sino simplemente el acierto de ver lo que parece queconviene al grupo y expresarlocon generosidad.

Entonces, hay líderes que nacen. Otros desaprenden que liderazgo es poder y descubren que liderazgo es servicio. Estos son los que se hacen.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *