Empatía

Publicado en La Nación el 8 marzo, 2010
Categoría: Artículos
Etiquetas:

Una buena comunicación, ha de ser empática, esto es, tenemos que ponernos en los zapatos del otro, lo cual es un ejercicio difícil, porque si bien es difícil saber cómo nos sentimos realmente, mucho más lo es, el sentir cómo se siente ser el otro.

¿Será la empatía solo química? ¿Habrá elementos racionales en la formación de una relación empática? Cuando en un viaje por la India vemos a un occidental, o cuando en una multitud enJapón escuchamos a un hispanohablante, inmediatamente sentimos que se establece una conexión. Y estaríamos dispuestos a abordar a estas personas sin más motivo que el vago elemento en común que sentimos tener con ellas.

Pienso que construimos la empatía a partir de lo que nos es común. Quizá por eso la sonrisa es tan buen mensaje. Nos recuerda que somos humanos, independientemente del color, del idioma o de la bandera.

Las fuentes de la empatía son múltiples. Sentimos conexiones por razones de edad, de experiencias comunes,por afinidades deportivas o políticas, porque utilizamos el mismo modelo de teléfono celular, porque tenemos a los hijos en el mismo colegio o porque nos acaba de asustar el mismo temblor. La empatía cultivada puede asentar relaciones estables. No cultivada, se desvanece.

Instintivamente sentimosque somos únicos, esto es, que todos somos diferentes. Eso nos causa incertidumbre porque nos hace a la otra persona totalmente impredecible. Por eso mantenemos distancia con los demás.

Pero el descubrimiento de rasgos comunes –experiencias, gustos, creencias-nos permite hacer predicciones, la más compleja de las cuales es cómo se siente ser el otro. Cuando tenemos éxito, hemos establecido una relación empática, la cual nos ha llevado desde la sensación de ser únicos, hasta el barrunto de que tenemos una alma gemela.

.

Pero no todo es cognitivo. Hay una actitud de por medio. Quizá sea apertura hacia la otra persona. Afán de acercársele. Necesidad de compartir.No basta con tener cosas en común. Es necesaria una disposición a explorar.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *