Tránsito, economía y convivencia.

Publicado en La Nación el 11 enero, 2010
Categoría: Educación
Etiquetas: , , ,

El diseño de las rutas de tránsito en calles y carreteras, es una muestra de la racionalidad de sus planificadores. Por ejemplo, en una carretera de alto tráfico, dos vías en un sentido y dos vías en el otro, la separación entre ambos sentidos es de doble raya amarilla porque es obvio que no es adecuado hacer virajes que interrumpan su flujo. En algunos lugares, existe en pequeños tramos un tercer carril de espera, para hacer virajes indispensables, que corten el paso de los dos carriles de dirección contraria, en intersecciones singulares.

Pero detrás de las técnicas de ingeniería de tránsito, hay principios de convivencia. Violar una doble raya amarilla, en horas de intenso tránsito, no se puede hacer de un momento al otro. Hay que detenerse a esperar el momento propicio, interrumpiendo así el tránsito. De esta manera se impone un costo a los otros conductores. Ese costo se expresa en tiempo de retraso, gasto de combustible en la espera, riesgo al querer eludir la presa y malestar por la interrupción. Con esto, el infractor obtiene una “ganancia” en tiempo, combustible y en el ingreso psíquico del “vivazo”. O sea que arbitrariamente despoja a otros de bienestar y se lo embolsa, lo cual no debería ser considerado una falta de tránsito sino lo que es, una sustracción de bienes.

La frecuencia de estas violaciones produce degradación, deterioro, todo lo contrario a desarrollo. Día a día tenemos que aceptar esas arbitrariedades, lo cual no es compatible con la aspiración optimista de transformar nuestras comunidades en lugares donde exista respeto por el derecho de los demás, donde se tenga la sensibilidad de pensar que cada vez que “alguien se sale con la suya”, nos está haciendo retroceder como sociedad porque incita a devolver irrespeto por irrespeto. Educación cívica no es saberse las fechas patrias, sino reconocernos miembros de una comunidad donde en la frase feliz de Juárez,“el respeto al derecho ajeno, es la paz”.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *