Para procesar la derrota

Publicado en La Nación el 14 septiembre, 2009
Categoría: Responsabilidad
Etiquetas: , , ,

Creíamosque íbamos a clasificar. Pero perdimos. Perder es desagradable. Sentimos que se nos ha hecho una ofensa. Es el narcisismo herido. El narcisismo nos hace tener la fantasía de que las cosas siempre tienen que salir como nosconviene. Es natural que los resultados de la Selección nos depriman un poco. Es explicable que nos pongan a hacer un ejercicio de búsqueda de culpables. También es explicable que nos desaten la crueldad de querer distanciarnos de jugadores y técnicos, llenándolos de expresiones ásperas.Pero ¿Cuáles otras reacciones constructivas podríamos tener?

La derrota deportiva, podría llevarnos a pensar en nuestro desarrollo personal. Primero, es una oportunidad para ejercitarnos en la aceptación de la realidad. Y también, en nuestra responsabilidad personal. Ponemos mucha ilusión en los jugadores, porque de una cierta manera, ganar se nos convierte en un beneficio que obtenemos sin esfuerzo. No tenemos que esforzarnos para que los jugadores de nuestro equipo sean exitosos en el terreno de juego. Entonces, nuestraafición, es un poco una trampa que nos hacemos: queremos ganar con el esfuerzo de otros. ¿Cómo hacemos para ganar con nuestro propio esfuerzo? No podemos hacer nada para que el equipo gane. Pero sí podemos hacer cosas para rendir mejor como profesionales, como emprendedores, como estudiantes, como amigos, como parejas, como ciudadanos.

Y como tenemos tan perdido el camino hacia el Campeonato Mundial, vale la pena concentrarse en hacer esfuerzos dignos, continuados, sostenidos, serios, empeñosos, para ir haciendo avanzar nuestros logros, esos que dependen de nosotros y sobre los cuales tenemos control. ¿Cuándo? Apenas podamos. Apenas se nos pase el sabor amargo de ver fracasar el proyecto de otros, en el cual empeñamos nuestras ilusiones. Y que quien pueda – yo reincidiré, volveré a ilusionarme- decida de una vez y para siempre no volver a esperar triunfos que otros obtengan para él o para ella y ser más fieles y apostar más fuerte, a la acción responsable, de la cual cada quien es el único actor.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *