Pedagogía empresarial

Publicado en La Nación el 17 agosto, 2009
Categoría: Desarrollo
Etiquetas: , , , , , ,

En las empresas se transmiten conocimientos de distinta complejidad y grado de abstracción. Se enseñan y se aprenden conocimientos de finalidad operativa, como hacer una factura y otros de mayor trascendencia como cuál es la responsabilidad social que se ha aceptado.Los colaboradores llegan a aprender las políticas, que dicen lo que se vale y lo que no se vale. Aprenden métodos y procedimientos, que llegan a constituir el know how técnico. Se aprenden también valores, o sea qué es lo deseable y qué es lo indeseable en el comportamiento en todos los niveles de la empresa. Por eso, lo que se denomina capacitación, es solo una parte de lo que podríamos llamar la actividad pedagógica que siempre está en marcha.

Una buena pedagogía, tiende hacia un ideal cultural. ¿Qué es lo que se quiere lograr? ¿Cuáles son las actitudes que ha de tener un buen miembro de la empresa? ¿Cuáles son los hábitos de conducta que se considera característicos y a la vez deseables?

El ideal cultural puede ser de corto aliento, limitado, estrecho. Podría la empresa aspirar a tener buenos resultados económicos año con año. Entonces la venta y el cálculo de costes serían actividades fundamentales. O podría tener un ideal de gran dimensión y profundidad. Podría por ejemplo aspirar a ser sostenible, e interpretar que la sostenibilidad requiere buenos rendimientos económicos, porque de otra manera los accionistas se marcharán, pero que además requiere, contribuir a la conservación del entorno en el cual opera, lo cual alude a responsabilidades sociales y ambientales . Entonces el servicio al cliente, el desarrollo personal de los colaboradores, la vigilancia por el impacto ambiental, el apoyo a causas nacionales y globales de probada contribución, serán actividades fundamentales.

Me gusta pensar que la calidad del ideal cultural tiene relación con la perdurabilidad de la empresa en el tiempo. Y con el desarrollo personal de sus colaboradores. Y sin duda,con el desarrollo de la nación.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.