Lanzar las gorras

Publicado en La Nación el 29 junio, 2009
Categoría: Política
Etiquetas: , , , , , , , ,

Unos niños. Un alto seto. Siempre el ánimo de ir al otro lado. Siempre el abandono de la idea en vista de la altura. Hasta que un día,la iluminación: si lanzamos nuestras gorras al otro lado, nos veremos obligados a ir a recuperarlas. Lanzamiento de gorras. Recuperación de gorras. Victoria al fin.No se dónde estaba el seto. Pero los niños, eran los Kennedy.

Un país. Unos sueños. Unas dificultades. Siempre el ánimo de ir al otro lado. Siempre el reconocimiento de que las fortalezas y las circunstancias dan para más. Siempre el abandono de los sueños porque no hay recursos, nadie lo ha intentado, hay cosas más urgentes que hacer, la oposición se opone, el equipo de gobierno no se coordina. Ahora un huracán, otra vez un terremoto, otra vez una crisis financiera internacional.

Y así van pasando los años. Progresando, porque las fortalezas y las circunstancias dan de sí mismas. Pero nunca una idea de ruptura. Nunca un salto de rana. Nunca una ruptura de la “caja” que nos aprisiona. Nunca una revolución en los modelos mentales que condicionan y frenan.

Y en la historia, algunos episodios de saltos en el vacío con éxito subsecuente: educación gratuita y obligatoria. La universidad modesta que floreció. La reforma universitaria que dejó huella sostenible. El robustecimiento de la clase media cuando era pequeña y ralita. La civilidad en un vecindario de militaradas. La seguridad social gracias auna alianza impensable.

Como país –no solo el gobierno, o los diputados o los políticos, sino todos- podríamos lanzar las gorras. Comprometernos a unas realizaciones desafiantes, imposibles,que le dieran trascendencia a esta generación, que le crearan un bono sostenible a las generaciones futuras, en cuanto a pobreza,ambiente, educación y salud.Tenemos la capacidad, tenemos los ideales, tenemos la experiencia.

Velemos un tiempo frente al seto. Unamos voluntades. Acopiemos instrumentos de acción. En un mundo con problemas que a veces parecen terminales, intentar menos es fracasar.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *