Campaña política

Publicado en La Nación el 8 junio, 2009
Categoría: Política
Etiquetas: , , ,

Hoy se ha completado el elenco de las personas que van a competir por la presidencia de la república. Así que antes de que arranque la campaña conviene hacer algunas reflexiones beneficiosas para el país.

Existen unos modelos mentales que si los criticáramos o los removiéramos, nos beneficiaríamos.

Primer modelo. ”No hay sustituto para la victoria”. En un campeonato deportivo, aunque nuestro equipo no sea el mejor, aspiramos a que sea el campeón. En una campaña política, empeñarse en que gane nuestro candidato, aunque no sea el mejor, perjudica al país. Conviene entonces escuchar a todos, ver las banderas como algo externo y desmarcarnos de la posibilidad de llevarla tatuada en la piel.

Segundo modelo. “La actividad política es un conjunto de ofertas y de afirmaciones, que lo que buscan es el efecto y no la fidelidad a la verdad”. Los ciudadanos deben exigirse a sí mismos la responsabilidad de ser críticos. De cuestionar lo que afirma su partido y los demás. De indagar las posibilidades de cumplimiento que tienen las promesas. De ilustrarse sobre la conveniencia o no,de determinados elementos de los programas de gobierno.

Tercer modelo. “En la campaña política, todo se vale”. Al igual que en la guerra, debe aplicarse un cierto código ético. Por ejemplo, en la guerra no se puede maltratar a los prisioneros. Los votantes responsables deberían tener claro cuáles cosas no se valen y cobrárselas a quien las haga, aunque sean los líderes del partido de sus preferencias.

Cuarto modelo. “Todos los políticos son igual de malos”.Este modelo mental daña mucho a la democracia porque lleva al abstencionismo, a la desesperanza, al nihilismo. Si exigiéramos a los candidatos, si ejerciéramos el voto castigo contra quienes nos han defraudado, los políticos se cuidarían de intentar manipularnos.

En un momento de grandes cambios para el mundo, este país, cuyo capital humano es de alto significado, merece una campaña política innovadora, de contenido, que anteponga sus intereses a los del partido.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *