Brechas

Publicado en La Nación el 4 mayo, 2009
Categoría: Desarrollo
Etiquetas: , , ,

Las brechas indeseables acaban cerrándose. Hay un efecto de vasos comunicantes. El talento del recién ingresado en una empresa, fluye hacia los demás. Los esfuerzos de planeamiento estratégico de la alta dirección se convierten en esfuerzos de alineamiento en los niveles operativos.Cuando se abrió la UCR, los profesionales eran escasos y su conocimiento esotérico. Hoy el conocimiento promedio de la población se ha elevado.

Cometemos el error dehablar del país como si constituyera una unidad: el país avanza, el país se estanca. Pero la verdad es que el país es un conjunto de núcleos, cada uno de los

cuales se mueve según su propia dinámica. Muchas empresas hablan hoy el lenguaje de la

empresa moderna. El sector financiero, pasó en pocos años del siglo 19 al siglo 21. A las empresas de infocomunicación se las ve muy cómodas operando en el siglo 21. En tanto que otros sectores productivos siguen congelados, con los mismos métodos y prácticas del pasado.

Hay una brecha notoria clamando por ser cerrada. Veo a los jóvenes en las aulas y en las empresas privadas, educados, interconectados, integrando redes útiles, con afánde aprender, de destacarse, de lograr. Y veo la acción pública. Lenta, con métodos añejos. ¿Cuánto tiempo tomará resolver el problema del tránsito en San José,del urbanismo en la GAM y de la seguridad ciudadana en el país?

La gestión pública y la forma dehacer política, necesitan un remozamiento. Hay una brecha entre ese sector y el resto del país. Consuela pensar que muchos de los jóvenes que están graduándose o iniciando su ejercicio profesional, se conviertan en serios demandantes de reglas de juego que mejoren la gestión pública. Algunos también podrán contribuir, desde la acción política. El único problema es que la forma de acceder a la política, está controlada por los políticos y sus rituales de iniciación producen lo que ya conocemos. Hasta que llegue un campeón que supere la meritocracia con la eficacio-cracia.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *